.
RESPONSABILIDAD SOCIAL Economías colaborativas quieren aportar al posconflicto colombiano
miércoles, 28 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra López Plazas - mlopez@larepublica.com.co

Y aunque estos procesos dentro de los acuerdos de La Habana están planteados principalmente para las zonas rurales, desde las ciudades ya se piensa en emprender proyectos que le abran nuevos espacios de trabajo tanto a víctimas como a excombatientes. Ese es el caso de algunas economías colaborativas, aquellas donde se comparten bienes y servicios a través de plataformas  digitales, que ya trabajan en proyectos inclusivos.

Es el caso de Platzi, una plataforma de e-learning creada por jóvenes bogotanos, que se dispuso a ofrecer un curso gratuito de programación desde cero para todos los colombianos, con la idea de que desmovilizados también se integren y logren adquirir herramientas para la vida laboral.

“En nuestro caso particular  nos dedicamos a enseñarle a las personas a entrar a la industria de la tecnología, y teniendo en mente la masiva cantidad de personas que van a tratar de reacoplarse a la vida civil y tratar de encontrar un empleo nuevo, es una oportunidad gigante”, afirmó Freddy Vega, CEO de Platzi. 

Quien también explicó que “programar es una habilidad que no requiere inversión pública, no requiere dinero, solo se necesita de un computador  y  conexión a internet, lo cual gracias a esfuerzos del MinTIC como Vive Digital  es posible para casi cualquier persona”.

Otro ejemplo de proyectos inclusivos en los que ya se están trabajando es el de Hogaru. Esta aplicación, que permite contratar personal calificado para el servicio de aseo y cafetería, ha incluido dentro de  su personal a víctimas del conflicto armado.

“Nuestra intención es seguir dando oportunidades laborales formales y dignas a las personas que han sido afectadas por el conflicto.  Para nosotros la paz representa una oportunidad de crecimiento a través de las oportunidades laborales que le damos a estas personas”, aseguró Matteo Cera, CEO de Hogaru.

En una posición similar se encuentra Juan Nicolás Pinzón, CEO de Clog, una app que quiere mejorar el tráfico y la calidad de vida en las ciudades facilitando que las personas compartan sus vehículos. La empresa ya se plantea la idea de contratar reinsertados. “Todas las personas tienen oportunidad si han aportado al posconflicto pidiendo perdón o contando los delitos.  A los que cumplan con la reglamentación vamos a poderlos contratar”, señaló Pinzón.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Industria 28/07/2021 Juan Pablo Socarrás vinculó a más de 67 mujeres en su nueva colección 'Magdalena'

El diseñador colombiano también usó textiles realizados con PET reciclado y destacó que la meta es hacer de los desechos lujo

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL