.
ENERGÍA Con Energía para la Paz, GEB busca dar una nueva cara al posconflicto
jueves, 21 de marzo de 2019

En el proyecto Tesalia Alférez participan miembros del Ejército Nacional e ingenieros del Grupo Energía Bogotá.

José David Castilla

El Grupo Energía Bogotá (GEB) está adelantando la iniciativa Energía para la Vida, un proyecto con el que buscan transportar energía para los departamentos de Tolima, Huila y Valle del Cauca.

Con esta iniciativa quieren beneficiar a 11 municipios y 82 veredas que presentan deficiencias en la cobertura de la red de energía eléctrica.

Dentro de esta iniciativa se constituyó el proyecto Tesalia Alférez, el cual se encuentra en la implementación de una red eléctrica de 252 kilómetros de línea, donde pretenden implementar una nueva subestación Tesalia y ampliar las subestaciones de Altamira y Alférez.

El eje del proyecto es iluminar las zonas abandonadas por el Estado que, gracias a la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, pueden estructurar proyectos de desarrollo y productividad que cierren la brecha social del campo colombiano.

Las fuerzas militares han sido determinantes para el desarrollo del proyecto energético. La zona del sur del Tolima, donde están los municipios de Planadas o Rioblanco, sufrieron uno de los aspectos más aterrador de la guerra contra la guerrilla: las minas antipersonas.

La presencia de aparatos explosivos en las veredas, colindando con las escuelas, en los ríos o colgando de los árboles han impedido que proyectos como Energía para la Vida puedan llegar a las comunidades.

Zene Contreras, comandante del operativo Zeus es el encargado de coordinar el proceso de desminado militar humanitario en el municipio de Planadas. “Esta tierra del sur del Tolima es muy conocida, porque aquí se establecieron las tres repúblicas independientes que tuvo el país”, dijo el coronel Contreras.

A lo largo de la zona rural de los departamentos hay grupos de desminado militar destruyendo artefactos explosivos que fueron sembrados en las épocas más turbias del conflicto armado en el país.

Este proceso se complementa con la participación de grupos de desminado humanitario que se encargan de realizar una revisión mucho más detallada de los territorios. The Halo Trust, una organización no gubernamental, ha sido la encargada de realizar este proceso en el sur del Tolima.

Hugo Ferney Barrios, supervisor senior de la organización, aseguró que este “es un trabajo arduo, que requiere mucha concentración y afinidad, pero que al final resulta ser muy gratificante porque podemos ver que cada uno de estos pueblos renacen”.