Las llamas en ese país han alcanzado alturas de hasta 70 metros. La casa de la Ópera de Sydney mide 65 metros

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Una de las noticias que más ha impactado el final de 2019 y el inicio de este año ha sido la de los incendios forestales que se han registrado en Australia. Estos hechos han dejado varias imágenes que le han dado la vuelta al mundo y que documentan la magnitud de las llamas en zonas como la costa este y sur de ese país. Para entender el tamaño de estos sucesos, algunos medios internacionales han asegurado que “las llamas han alcanzado alturas de hasta 70 metros. La casa de la Ópera de Sydney mide 65 metros”.

Más allá de lo aterradoras que pueden ser las imágenes que circulan en los principales medios de comunicación, las cifras entregadas por entidades oficiales y ONG también son un signo de alarma sobre la situación por la que está pasando esta nación. Por ejemplo, Greenpeace informó que los incendios han arrasado casi 8,4 millones de hectáreas. Estos cálculos corresponden a julio de 2019 hasta lo corrido de ese año.

Pero, no solo en número de hectáreas se puede entender la magnitud de esta problemática, también se puede ver en la cantidad de víctimas humanas y animales. Según datos oficiales, se han registrado 25 personas muertas, varios desaparecidos, más de 100.000 evacuados en tres estados, al menos 15.000 hogares han sido consumidos por las llamas, 28.000 koalas muertos y 480 millones de mamíferos, aves y reptiles han perecido.

Estos datos y la llegada del humo a Sur América han llevado a prender las alarmas en todo el mundo, por lo que en redes sociales se viralizaron diferentes iniciativas para mitigar los efectos de estos incendios. De acuerdo con las publicaciones que han realizado varios activistas y famosos, los ciudadanos de diferentes partes del mundo pueden ayudar a Australia por medio de donaciones a través de diferentes ONG como Australian Red Cross, ST Vicent de Paul Society y Port Macquarie Koala Hospital.

Muchas de estas entidades como ST Vicent de Paul Society no solo recogen dinero, sino que buscan otro tipo de ayudas, como donaciones destinadas a las víctimas de los incendios forestales y a quienes están sufriendo las consecuencias de la sequía extrema en Australia.

También está BlazeAid, una organización que tiene como objetivo reconstruir las vallas de las fincas. En este caso, podría enviar suministros y materiales de construcción a los voluntarios de la firma.

Otras de las iniciativas que usted podrá encontrar para ayudar en esta catástrofe ambiental están en Facebook. Por ejemplo, “la actriz australiana Celeste Barber ha iniciado una campaña de recogida de fondos a través de Facebook que ya ha recaudado casi US$28 millones que han sido donados al New South Wales Rural Fire Service”, según un medio internacional.

A la hora de donar, los expertos recomiendan hacerlo a través de una página web confiable. También deberá buscar la causa que más le llame la atención, ya que no todas las donaciones estarán destinadas para lo mismo. Por ejemplo, hay iniciativas para rescatar animales, otras para construirle un refugio a los koales que perdieron su hábitat o a las víctimas humanas que no tienen casa actualmente por estos acontecimientos.

Otros incendios
Los incendios que se han generado en Australia han sido catalogados por los expertos sin precedentes. Según datos de Greenpeace, otros incendios se han localizado, por ejemplo, en California, donde se quemaron 800.000 hectáreas (2018), la Amazonía Brasileña, donde se perdieron 5,5 millones de hectáreas y en Indonesia, donde se destruyeron 1,6 millones de hectáreas (2019).

Algunas acciones para mitigar los daños ambientales
Estos sucesos ambientales han prendido las alarmas sobre el efecto del cambio climático, por lo que los expertos han señalado que una de las soluciones para mitigar estos problemas es a partir de la siembra de árboles en todo el mundo. Según científicos canadienses, la solución para ayudar a bajar las temperaturas que ha alcanzado el planeta estaría en la reforestación.

A la anterior opción, también se le debe sumar la adopción de nuevos hábitos por parte de las empresas y los consumidores, ya que según un estudio de Kantar Worldpanel, “85% de los hogares no creen que las compañías están realizando acciones para reducir el desperdicio de plásticos”.

Otra de los puntos que recató el análisis de Kantar Worldpanel tiene que ver con las formas en que los consumidores están mitigando su impacto ambiental. Según la firma, “entre las acciones que los ciudadanos más utilizan para consumo responsable en Colombia son: usar trapos, toallas y utensilios de limpieza reutilizables; además de llevar bolsas o cestas a la hora de comprar productos alimenticios o de farmacia, para evitar el uso de bolsas plásticas”.

El comportamiento de los consumidores no solo han llevado a que las compañías busquen otras opciones para empacar sus productos, sino que también han lazado diferentes iniciativas con un enfoque ambiental. Por ejemplo, "el Banco de Bogotá, lideró durante 2019 jornadas de voluntariado con más de 800 colaboradores para la siembra de 1.500 árboles nativos. Mejoramiento de la planta física de instituciones educativas en Bogotá, Ibagué, Barranquilla, Cali y Dos Quebradas. Así como la intervención artística e infraestructura vial del Centro Cultural Arte y Juventud por la Paz en Soacha".

El estudio de Kantar también concluyó que “las principales preocupaciones en el mundo son en primer lugar, el cambio climático (17%), seguido de desperdicios plásticos (14%), contaminación de agua (11%), escasez de agua (8%), polución del aire (8%), desperdicio de comida (7%), deforestación (7%), desperdicio de agua (6%), uso de insecticidas y fertilizantes (6%), seguridad alimentaria (5%), extinción de las especies (4%) y la capa de ozono (4%). Ya para Colombia, la principal preocupación son temas relacionados al agua: contaminación, escasez y desperdicio de la misma, mientras que el cambio climático ocupa la cuarta posición y el desperdicio de plástico la décima segunda posición”.