.
EDITORIAL Un 11 de septiembre que durará muchos años
sábado, 10 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Desde el 11 de septiembre de 2001, cuando ocurrió el acto terrorista, el mundo para varios sectores de la economía no volvió a ser el mismo.

No hay mucha discusión cuando se califica al 11 de septiembre de 2011 como el día en que ocurrió el acto terrorista más terrible de la historia reciente, al tiempo que es considerado el hecho de guerra más dañino y letal para la economía de nuestros días. Hace 15 años, tras la caída de las Torres Gemelas en Nueva York, la caída de las bolsas fue inmediata; hubo una fuerte disminución de ventas en aerolíneas y servicios turísticos; las compañías de seguros tuvieron que reinventarse; se generó un incremento inmediato en el gasto militar y se redujeron las tasas de interés en casi todos los países de occidente. El mundo para varios sectores de la economía nunca volvió a ser el mismo.

Las clases de historia en los colegios de Estados Unidos este año tendrá una particularidad y es que la mayoría de los estudiantes no había nacido cuando los ataques terroristas del 11 de septiembre ocurrieron, lo que genera preocupaciones entre los profesores encargados de dictar la materia, al ser esta la primera generación de educadores que debe abordar este tema en sus salones de clase. Muchos aseguran que los estudiantes no saben qué fue lo que pasó en esta fecha y que para ellos, estos ataques se asemejan a otros hechos históricos como lo fue Pearl Harbor para los Baby Boomers. Así, aunque para muchos esta fecha nunca se olvidará, los profesores de historia enfrentan la difícil tarea de hablarle a los niños por primera vez de los horrores del 9-11. Solo 90 días después de los ataques terroristas contra Nueva York, las cosas cambiaron notablemente en la economía en todos los países. El crecimiento se redujo, el comercio internacional se golpeó, los seguros se dispararon, los viajes en avión cambiaron y arrancó una guerra sin cuartel contra el terrorismo a nivel global. Los ataques detonaron dos guerras de intervención en Afganistán e Irak, e indiscutiblemente desestabilizaron los países del Oriente Medio, que vivirían años más tarde la llamada Primavera Árabe. Para Colombia, los sucesos del 11 de septiembre de 2001 trajeron como consecuencia la inclusión en las listas de grandes terroristas a movimientos como Farc y ELN, el Estado logró apalancarse en esa lucha sin cuartel a través de las llamadas guerras preventivas. Hoy, 15 años después, las cosas han cambiado para bien de la estabilidad global. Estados Unidos es un país mucho más afianzado como motor de la economía global y ha logrado disipar varios focos anti-estadounidenses u occidentales, especialmente en naciones fanáticas de África, Oriente Medio y Asia. 

Es seguro que las consecuencias económicas, de seguridad y políticas, tardarán mucho en desvanecerse, quizá nunca dejemos de conmemorar esa fecha como uno de los días más terribles, más disruptivos y transformadores del mundo que en la actualidad vivimos. Todos cambiamos el 11-S.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

Editorial 26/07/2021 El rumbo de la economía al final del séptimo mes

La cara del año empieza a cambiar y hay razones para ser más optimistas que en los siete meses anteriores a agosto, la vacunación siembra esperanza de la normalidad deseada

MÁS EDITORIAL