lunes, 23 de mayo de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lo más importante de las Niif es que su adopción permite mejorar los análisis financieros por la mayor transparencia que generan al mercado.

Se conocieron el jueves pasado los resultados de la gestión empresarial del año pasado, 2015, y las conclusiones no se hicieron esperar: a las compañías nacionales y extranjeras que operan y deben reportar los números financieros les fue muy bien; justo en un año en donde el panorama empezó a ensombrecerse y hacía pronosticar malas cosas, que por fortuna no sucedieron a la postre.

Lo primero que hay que decir es que es un año de ruptura en donde las empresas presentaron sus cifras con base en parámetros internacionales, lo cual por sí solo es un gran avance. Todas las empresas estaban obligadas a dar los resultados de su gestión mediante las llamadas Niif o Normas Internacionales de Información Financiera, conocidas por sus siglas en inglés como Ifrs, una normatividad de contabilidad superior exigida por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad. ¿Cuál es la importancia de esto? Que los resultados de la actividad empresarial en Colombia ya es homologable y entendible en cualquier lugar del mundo que tenga las mismas reglas.

El proceso comenzó hace tres años, en 2013, cuando Colombia, a través de las instituciones de control y vigilancia adoptaron esos esquemas modernos referentes a contabilidad e información financiera que permiten comparar, cuantificar, identificar, clasificar, reconocer, interpretar, analizar y evaluar las operaciones económicas de una persona jurídica. Es uno de esos avances enormes en pos del desarrollo del país que siempre pasan desapercibidos por la agenda política y social que lleva a la discusión temas más sonoros y menos técnicos, como este de las Niif.

El primer gran cambio es que se debe dejar de hablar de la contabilidad de la empresa y se empiece a mencionar con términos más internacionales, objetivos y de amplio espectro como es “información financiera”. ¿En qué cambiaron los resultados empresariales? No mucho, para algunas empresas de carácter individual, pero sí para las que pertenecen a algún grupo de entidades que deben llevar un sistema de información bien diferente. También para las que están inscritas en la Bolsa de Valores. El cambio profundo es más de principios -que en adelante enmarcarán todo el ejercicio empresarial- y no en término de reglas contables tradicionales.

La metamorfosis corporativa que han vivido las empresas en Colombia, por cambiar a manos de multinacionales, cotizar en bolsa o ser subsidiarias de empresas extranjeras, ya se ha venido dando con los años, y para ellas no hay grandes cambios. Según lo muestran los resultados de 2015, el reflejo de las normas Niif se ve en las empresas solitarias puramente nacionales sin inversiones en el exterior y sin los gobiernos corporativos que exige la inscripción en el mercado secundario. Con estas nuevas reglas, las empresas nacionales entran a las ligas mayores, al menos en términos de información financiera.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/11/2020 La segunda recesión los últimos 20 años

Decir que la economía “oficialmente” está en recesión no es técnico, pues ninguna autoridad económica lo certificará, pero en la práctica atravesamos una crisis aguda

Editorial 24/11/2020 Un día sin IVA institucional pierde su efecto

Hay otras maneras de dinamizar el consumo masivo sin que se lesionen las arcas estatales y que se vuelva paisaje, algunos suben los precios y otros no le apuestan porque es opcional

Editorial 23/11/2020 “Toca empezar a hablar de los impuestos”

No hay otra manera para sortear la crisis que endeudarse, pero empezar a pagar es también un imperativo, el punto de discordia es que no se le puede poner más impuestos siempre a los mismos

MÁS EDITORIAL