.
EDITORIAL

Que no sea el año más malo en un siglo

miércoles, 6 de mayo de 2020

El diagnóstico del comité consultivo de la regla fiscal es igual de malo que el de la banca y los investigadores, pero no hay que quedarse allí, es prioritario revisar su pesimismo al alza

Editorial

Que el crecimiento de la economía para este 2020 tenga saldo en rojo de 5,5% se convierte en el dato más malo en casi un siglo y todo parece indicar que será una triste realidad sino se endereza el camino con una decidida actuación del Gobierno Nacional en todos los sectores productivos; por tanto es menester que no les asuste a los opinadores, analistas e investigadores que la meta del déficit fiscal sobrepase 6,1%.

Está claro a estas alturas del partido hay consciencia de que el palo no está para hacer cucharas y que la actual administración central no debe escatimar recursos para evitar una debacle económica como la que se viene pronosticando en todos los ambientes.

En estos momentos no hay que matar a los distintos mensajeros que aportan sus estudios para advertir sobre el penoso futuro que nos espera, sino acompañar los planes que pondrá a andar el Gobierno en cada sector para evitar que la economía caiga en números rojos. Lo que ha dicho el Comité Consultivo de la Regla Fiscal sobre las condiciones actuales de la economía es de preocuparse, pues son las cifras que tomarán en cuenta las firmas calificadoras de riesgo y la banca multilateral para marcar el derrotero de la próxima década.

El Gobierno Nacional ha descartado de tajo nuevos impuestos hasta que termine su mandato en unos 30 meses, lo que quiere decir que la decisión de aumentar el endeudamiento externo para atender la crisis del covid-19 será un asunto de la próxima campaña, pues literalmente la “olla quedará raspada” y el país seguramente perderá su grado de inversión, tal y como van las cosas.

La caída más grande de la economía colombiana en la historia reciente fue durante la crisis de 1999, cuando el PIB cayó 5%. Pero si se asume que la caída durante este 2020 será de 5,5% solo se puede decir que en este siglo no hay registro de semejante de ese número en rojo; quizá ocurrió hace 100 años cuando el país acaba de salir de la destructiva Guerra de los Mil días y la pérdida de Panamá durante las polémicas administraciones de Manuel Antonio Sanclemente y José Manuel Marroquín.

La economía colombiana solo tiene un camino y es adoptar una estrategia fiscal de mayor recaudo y de más austeridad para lograr reducir una deuda que se convertirá en el principal problema en el mediano plazo. Las empresas y los asalariados no pueden ser quienes paguen toda la tragedia; el país tributario debe cambiar y aceptar que para esperar subsidios y “cheques de ayudas” es necesario que todos aporten a las arcas del Estado.

Hay que aceptar que la deuda externa del país va a aumentar y que las calificadoras de riesgo y la banca multilateral van a estar atentos de que haya un programa de ajuste creíble que se brinde confianza y no borre el aceptable recorrido económico que se había tenido hasta el momento, pues Colombia era el país que más crecía en la región. Hay que enderezar la realidad de que por cada 1% que cae la actividad económica, se cae 1,5% el recaudo de impuestos, en un momento en donde se necesitan muchos recursos para inyectarle a la economía.

Muchas situaciones juegan a favor y es que el país goza de un mercado interno dinámico y que el consumo se reactivará de manera inusual durante el segundo semestre, lo que hay que enfocar es que sean las empresas locales las que bien se beneficien, pues a la postre son las que más impuestos pagan y las que invierten sus utilidades cuando las hay.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/02/2024 Recesión quiere decir menos impuestos

El Ministerio de Hacienda debe darse cuenta de que la recesión por la que atraviesa el sector productivo, tras varios meses en rojo, ya se empieza a reflejar en el recaudo de impuestos

Editorial 27/02/2024 S.O.S. por las obras de infraestructura

El Túnel del Toyo y la Ruta caribe II, entre otras obras de infraestructura no se pueden parar porque el Gobierno de turno no ha hecho los números, el país no se puede detener

Editorial 26/02/2024 La economía puede sentir la inseguridad

Colombia no solo percibe, sino que siente la ola de crímenes que estremecen al grueso de los pueblos y ciudades; sino se hace algo estructural, la situación se suma a la recesión