.
EDITORIAL La venta de Isagen coge camino
miércoles, 14 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Con el interés del Grupo Empresarial Antioqueño se consolida un proceso de venta clave para las arcas nacionales

Con el interés del Grupo Empresarial Antioqueño se consolida un proceso de venta clave para las arcas nacionales
 
Lo más importante es que el dinero que se obtenga de la venta de Isagen sea realmente para invertirlo en mejorar y desarrollar la infraestructura; en la inversión social que se requiere para el posconflicto venidero,  y no para pagar la burocracia que se genera en los tiempos electorales. Es casi un hecho que la necesaria enajenación del 57,66% de las acciones que tiene el Estado colombiano en la tercera empresa generadora del país, paseen los próximos tres o cuatro meses a manos privadas, y que otras compañías de naturaleza oficial que también tienen acciones allí sigan el mismo camino y vendan. 
 
Nos referimos a las acciones que las Empresas Públicas de Medellín tienen también en Isagen y que necesariamente se tendrían que privatizar, pues no es explicable ante la Creg, que mantengan una inversión en la competencia que se les va a crecer. Esas dos movidas de alto calado empresarial se deben dar en pocas semanas y generarían un verdadero ‘efecto dominó’ en la generación eléctrica colombiana que aspira a llegar al Cono Sur, Centroamérica y el Caribe. Para nadie es un secreto que Colombia tiene un potencial exportador de energía como pocos países en la región.
 
Cabe recordar que por regulación, ninguna de las empresas en competencia puede tener más de 25% del mercado y que hay grandes compañías públicas, mixtas y privadas en franca lucha por este negocio estratégico para la economía colombiana. EPM es el líder del mercado y próximamente acentuará esa posición con el desarrollo de Hidroituango; le sigue Emgesa de capital privado español que está en el limbo con su proyecto de El Quimbo en el Departamento de Huila. El tercer lugar es para Isagen que pasará seguramente a manos privadas nacionales o extranjeras y que verá entrar a Hidrosogamoso y Amoya a su portafolio de activos. El gran grupo de jugadores lo cierra Celsia, una de las empresas privadas más prósperas que ya mostró su interés en la privatización y que crecería su papel en el sector haciéndose no solo al 57,66% que vende el Gobierno, sino al porcentaje de EPM.
 
Hasta aquí, un relato de movidas empresariales que hablan bien de la salud economía colombiana, pero al tratarse de privatizaciones en tiempos electorales, es un imperativo para el Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Minas y para las oficinas de control y vigilancia, que ese dinero fresco que entra al Gobierno Nacional sea usado de manera coherente en las necesidades que el país tiene de inversión social -una vez firmada la paz- o para desatrasar la penosa infraestructura. Corre el peligro que ese dinero de Isagen se use para ajustar cuentas, para asegurar un equilibrio fiscal o para generar burocracia; es allí donde hay que estar atentos. 
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

Editorial 16/09/2021 Un presupuesto histórico de más de $350 billones

A una tasa de cambio de $3.800, los $350 billones del presupuesto nacional para 2022 igualan el capital de los hombres más ricos del mundo, unos US$92.000 millones ¿Cómo hacerlo rendir?

MÁS EDITORIAL