jueves, 10 de septiembre de 2020

Si los proyectos de vacuna contra el covid-19 no se apuran, la economía local, regional y mundial se mantendrá en una calma chicha que aleja las cifras positivas de crecimiento

EditorialLR

Abrir un negocio, invertir un capital, crear planes de expansión en este momento de incertidumbre económica, son acciones de alto riesgo luego de que una de las eventuales vacunas sufriera un traspié científico en su carrera para convertirse en realidad. Aupar es proporcionar ayuda para subir a un lugar, justo lo que necesita la economía mundial, regional y local para regresar a los números negros que se van a mantener en rojo en lo que resta del año y quizá el primer trimestre de 2021.

Durante el seminario virtual de Anif rotulado ¿Qué viene para Colombia después del virus?, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, confía en que el país tendrá un rebote positivo el próximo año y que ya se evidencia una recuperación. Los cálculos del Gobierno, como los de otras autoridades económicas, gremios, investigadores y expertos, prevén una mejor dinámica el próximo año gracias a la reactivación y reapertura de sectores. “Todos ven tendencia positiva, pero con enormes márgenes de diferencia. Todo el mundo está viendo cierto rebote en 2021, pero el tamaño es incierto. En general, lo que le espera a Colombia después del covid es un rebote significativo, el más pesimista dice que es de 8,5 puntos y el más optimista de 13 puntos. Hay un consenso en el sentido de que va a ver un rebote relativamente fuerte según estas visiones”, pero todo dependerá de la entrada al mercado de la vacuna, de lo contrario, las cosas serán a otro precio.

No es una simple vacuna que dispare las cifras de las farmacéuticas que la produzcan, se trata de un medicamento que la economía necesita para volver a crecer con fuerza, se genere empleo y se paguen los impuestos necesarios para que los gobiernos puedan bajar el déficit que va a dejar esta tragedia de la humanidad. Si la ansiada vacuna no aparece antes de finalizar el año la incertidumbre se habrá establecido en la economía durante todo un año, convirtiéndose en el peor daño en toda la historia reciente, incluso por encima de las guerras mundiales.

Hay que empezar a elaborar prospectiva económica para el nuevo año con y sin vacuna; sería un ejercicio más responsable para poder determinar los planes de inversión. Para el Gobierno, el crecimiento del próximo año será en promedio de 5,5%, igual que lo estimado por Bancolombia y Bbva Research, para JP Morgan será de 5%; Oxford Economics habla de 4,8%; el Fondo Monetario Internacional 4%; y Fedesarrollo de 3,5%. Todas cifras muy buenas, pero que dan por descontado que todo el mundo entrará en jornadas masivas de vacunación, lo inquietante es que estamos a medio septiembre y las noticias que llegan del sector farmacéutico no son las mejores y el desarrollo de la vacuna se ha cubierto con un halo de incertidumbre. A todos los países no les va ir de la misma manera, los resultados potenciales para las economías serán variables una vez que se certifique una vacuna, que transformará las perspectivas económicas dependiendo de su masificación o de su efectividad. La Organización Mundial de la Salud dijo que preferiría que una vacuna tenga al menos 70% de efectividad, pero ha establecido su umbral mínimo para una vacuna contra el covid-19 en 50%. Más que una necesaria noticia sanitaria, la vacuna es ese combustible que necesitan las economías para volver a crecer.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/09/2020 El salto digital de la pandemia no se puede perder

Si algo bueno va dejando la pandemia con sus cuarentenas a bordo es la aceleración de la transformación digital de las empresas, que no se debe ralentizar en los próximos meses

Editorial 24/09/2020 Todo comienza con la confianza comercial

El Índice de Confianza Comercial se ubicó en 13,8% por primera vez en seis meses, lo que señala el camino de una recuperación, pero hay que traducir el dato en realidad económica

Editorial 23/09/2020 Camino certero para cuando haya vacuna

El Acuerdo Covax para la adquisición de una eventual vacuna contra el covid-19 es una de las movidas estratégicas más importantes del Gobierno que hacen ver la luz al final del túnel

MÁS EDITORIAL