.
EDITORIAL La movilidad, un asunto de salud pública
sábado, 11 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Más allá de que las autoridades del transporte hagan trasmilenios para todas las ciudades, hay un foco enfermizo

En pocos años se podría decir que a los colombianos no los matan las enfermedades tropicales o la violencia generada por las guerrillas y las bandas criminales, sino que se mueren del estrés acumulado por años como consecuencia de los tacos, trancones, embotellamientos y atascos vehiculares que a toda hora se viven hasta en los pueblos más ignotos de la geografía nacional. No solo se trata de la Carrera Séptima en Bogotá, la Avenida Las Vegas en Medellín, la Avenida Sexta en Cali o la 70 en Barranquilla, la inmovilidad vehicular es un asunto digno de catalogarse como un problema de salud pública que enferma a los colombianos. Obviamente en la anterior afirmación hay un poco de exageración, pero es lo que sienten los colombianos cuando están atados de pies y manos a un vehículo particular o público rumbo a su trabajo, a una cita de negocios, a una clínica, a un centro comercial, a una universidad o a cualquier situación que involucre actividades por fuera de su entorno más inmediato.

Es un país sin vías y sin medios masivos de transporte dignos que respeten al ser humano. Recorrer un kilómetro en Bogotá en horas pico y en lugares de alto flujo vehicular es cuestión de 10 o 15 minutos, solo el doble de hacerlo caminando o trotando. Y si a eso se le suman las permanentes protestas sociales que tienen a la Capital del país como epicentro de sus reivindicaciones, la situación es verdaderamente dramática, tal como ocurrió el pasado jueves cuando las calles vivían su propio ‘bogotazo de trancones’. Las otras ciudades tampoco se quedan atrás, Medellín a pesar del metro y de su civismo, no ha resuelto los trancones del sector de El Poblado que concentra, en solo seis kilómetros, toda la actividad comercial de la pujante capital de Antioquia. En Cali las cosas no son tan dramáticas, pues el Mío funciona y es una ciudad que no concentra su funcionamiento en un solo sector, sino que fluye a tolerable velocidad.

Y si nos vamos a las carreteras, las cosas no mejoran. Entre Bogotá y Cali hay más de 12 peajes en promedio a $8.000 en menos de 500 kilómetros; pero lo más preocupante es que a los usuarios de la histórica carretera Panamericana les falta educación, motos en los carriles rápidos, camiones por el centro, nulo acompañamiento de la Policía de carreteras y gente pidiendo limosna en la berma del camino. Ciertamente, es un mensaje lacónico para el Ministerio de Transporte, para Invías, y para todos los secretarios de movilidad de las ciudades para que hagan sus tareas de verdad, porque la escasez de infraestructura, el mal uso de las pocas que hay, el irresoluto lío de los trancones hacen que el país siga en los últimos puestos de competitividad y que los colombianos muramos de estrés.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 30/07/2021 Tras las líneas del discurso de Pedro Castillo

Las palabras del nuevo presidente de Perú, en su toma de poder, están cargadas de aires bolivarianos que ya se habían escuchado a Chávez y cae en los mismos resentimientos

Editorial 29/07/2021 Las paradojas económicas del dólar a $4.000

Si se observa la tendencia del dólar durante el último año, pareciese inevitable que supere $4.000 y siga de largo, una situación que no deja de tener cosas buenas, pero otras no tanto

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

MÁS EDITORIAL