.
EDITORIAL Inflaciones altas no ayudan al dinero barato
jueves, 11 de noviembre de 2021

La inflación en Estados unidos. subió a 6,2% en octubre, el peor dato en los últimos 30 años, lo que vaticina una subida de tasas de interés con claro impacto en la tasa de cambio

LR

La variación de precios de octubre en Estados Unidos dejó la economía en un shock de graves consecuencias al cierre del año. La inflación registrada en el motor de la economía mundial escaló hasta 6,2%, el dato más alto desde hace tres décadas, realidad que tiene muchas explicaciones técnicas pero, grosso modo, se puede decir que tiene que ver con la destorcida de la pandemia y el acelerado regreso a la normalidad.

Es la misma explicación que se hace del problema de los fletes, los puertos, las mercancías y los contenedores: más de año y medio de penosa pandemia y de comercio cerrado, trabajando a media máquina, hizo que todo el mundo entrara en una suerte de “modo avión” en la economía mundial y que, de un momento a otro, se regresara a toda velocidad para buscar los números de prepandemia, pero los eslabones que mueven la cadena y los rodajes del comercio mundial estaban oxidados o en desuso.

Esa es la externalidad a la que se refieren los economistas cuando analizan el rebrote de la inflación en Estados Unidos y que tiene a todo el mundo nervioso por lo que pueda suceder con las tasas de interés. Si la Reserva Federal decide dejar de estimular la economía y subir los tipos para apagar la escalada de precios, generará un efecto dominó de la misma decisión en las economías emergentes, que deberán hacer lo propio para que no haya una estampida de capitales en busca de mejores rentabilidades en Estados Unidos.

Dicho de otra manera, los precios altos no son buenos, no solo porque es el impuesto más caro para los hogares de menores recursos, sino porque solo existe un medicamento probado para solucionar el problema, y no es otro que subir las tasas de interés, sacar dinero circulante por un tiempo mientras todo vuelve a la normalidad o se estabilizan las cadenas de suministro afectadas por la alta demanda, la insuficiente producción y graves problemas de logística.

Las directivas del Banco de la República han dicho que no creen que estemos cerca de volver a tasas de dos dígitos de inflación, “pero tenemos que adoptar políticas acordes a las nuevas circunstancias”; “los movimientos de tasas ayudan a que la economía se vaya acomodando a las nuevas condiciones”; “en las tasas no hay que ser apresurado, sino ser oportuno y moverse con antelación”; “si reaccionamos con tasas en estos momentos, después no tendremos que reaccionar abruptamente”; “el Banco va a reaccionar ajustando la tasa de interés para evitar que la inflación se vaya a aumentar de manera persistente”.

Una serie de mantras que son una buena exposición de motivos para dejar el mensaje subyacente de que vendrá un largo período de tasas altas en un país como Colombia, que es altamente sensible a lo que sucede en Estados Unidos y en el que la inflación muchas veces tiene origen en abastecimiento o desabastecimiento de productos, por clima, paros y dólar caro, entre otros.

El Emisor pensó que la inflación era algo temporal, pero es un asunto que se ha complicado a nivel global. “La indexación de precios podrá hacer más difícil que baje la inflación después”; “el Banco va a reaccionar para evitar que la inflación aumente de manera persistente” y “para mejorar la productividad y el crecimiento, debemos tener la inflación bajo control”, dijo el Banco. La cartilla económica empieza a cambiar para salirle al paso a una situación de desaceleración económica o que el empleo no mejore.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 07/12/2021 Es necesario reagendar los días sin IVA

Los tres días sin IVA deben tener un objetivo concreto en función de las necesidades, no todo debe ser fiesta al final del año: uno en enero, otro en junio y el último en noviembre

Editorial 06/12/2021 La sostenibilidad no es un cuento en las inversiones

Cada año nuevo se enriquece la narrativa en torno a las responsabilidades empresariales que trascienden los objetivos financieros y los compromisos con sus grupos de interés

MÁS EDITORIAL