.
EDITORIAL

Es urgente un pacto por el metro para la Capital

lunes, 25 de mayo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Es imposible concebir una ciudad desarrollada sin metro y esa debe serel objetivo superiorde los empresariosy gobernantes de Bogotá

Poco a poco se aproximan las elecciones de octubre en las que se definen los mandatarios locales y regionales que gobernarán entre 2016 y 2020. Bogotá no será la excepción y se apresta a elegir el líder del segundo cargo más importante de Colombia, solo después del Presidente de la República. Dirigir una ciudad de 10 millones de habitantes que aporta 25% del PIB al agregado y que genera más del 35% de los empleos formales del país, es una tarea que no debe ser inferior y en la cual todos debemos estar muy comprometidos.

Y no es un secreto ni un gran descubrimiento que el principal problema de la ciudad es la movilidad que afecta la calidad de vida de los capitalinos. Desde hace 60 años se ha venido hablando del metro para Bogotá, pero no se ha logrado (generación tras generación) hacer ni una sola línea del necesario sistema. Lo peor es que los últimos mandatarios se dedicaron a promocionar el sistema de Transmilenio sin hacer estudios serios que evidenciaran el colapso inminente. Hay que reconocerle a la administración de Gustavo Petro su decisión para adelantar el metro, pero no ha logrado alinear a la ciudad con sus fuerzas vivas para montarse en el proyecto, incluso todavíahay gente respetable que se oponen a la idea.

Es urgente convocar a los candidatos a la Alcaldía de Bogotá; a los empresariosque tienen sus negocios más rentables en la Capital; a los medios de comunicación que influyen en los destinos de la ciudad; a los comerciantes; a los usuarios, y a las juntas de acción comunal para que se suscriba un pacto por el metro de Bogotá. No podemos pasar más años manoseando el sistema masivo, porque estamos seguros que mientras no exista ese transporte como en todas las grandes ciudades del mundo, Bogotá nunca llegará a ser una ciudad moderna.

Hay que sortear muchos problemas de civismo, una cátedra huérfana en Bogotá, alejarse de mezquindades políticas partidistas y hacer que todos se suscriban a ese pacto por el metro de Bogotá. Los más beneficiados serán los habitantes de la ciudad por la puesta en marcha de un sistema de transporte digno que privilegie la calidad de vida y la seguridad del individuo. Bogotá no puede seguir en manos de líderes sociales miopes que no creen en el metro como la solución al subdesarrollo. Es inconcebible que por ganarse la alcaldía de la mano del patrocinio de los empresarios de los buses públicos y los constructores de vías, se le niegue una vez más la posibilidad de que exista un metro.

No podemos pasarnos otras seis décadas hablando de estudios y definiendo cómo debe ser el proyecto, mientras la ciudad colapsa en su movilidad; las calles siguen siendo para buses públicos cuando deberían compartirse mejor con los automóviles particulares. Queremos una ciudad donde la anarquía crónica del transporte público no sea perpetua. El metro es para ya.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/04/2024 Las bonanzas silenciosas e invisibles

Oro, café, petróleo y cacao, son algunas de las materias primas que experimentan inusuales repuntes en sus precios, auténticas bonanzas que hay que aprovechar para las vacas flacas

Editorial 13/04/2024 El petróleo dicta la línea que sigue el dólar

Los precios del petróleo continúan con su tendencia al alza por la incertidumbre que genera un posible escalamiento en el conflicto en Ucrania y el Medio Oriente

Editorial 12/04/2024 Para la reforma pensional hay más consenso

Si el Congreso no es inferior al reto y hace una reforma pensional bien hecha, se aclarará un pendiente social, debe hablarse de la edad de jubilación para no hacer una chapuza