.
EDITORIAL

De los costos de la guerra al dividendo de la paz

lunes, 26 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Gobierno ha logrado desmontar uno de los conflictos más dañinos para la economía, lo lógico es que se empiecen a ver los dividendos. 

 

Muchas horas de estudio tuvieron que invertirle los académicos que hicieron investigaciones sobre los costos del conflicto que desangró al país por más de cinco décadas y que ayer vio su punto final. En casi todas esas investigaciones se concluye que 52 años de guerra interna no solo amputaron la idea de bienestar a varias generaciones de colombianos, sino que atrofiaron los planes de desarrollo que por más de 12 gobiernos destinaron millonarios recursos a tratar de ganar una guerra sin fin, con muy dudosos resultados en lo militar y con cuenta de cobro a la inversión social que estuvo huérfana por décadas. Hay docenas de investigaciones sobre el costo de la guerra interna en Colombia desde 1964 hasta 2015 y las conclusiones siempre fueran las mismas: hay que parar la guerra para poder reorganizar los presupuestos y las inversiones.

Con el fin de las Farc como movimiento guerrillero alzado en armas, se abre una nueva época en Colombia, no solo para la seguridad nacional, sino para las finanzas públicas que sin desmejorar el gasto militar por algunos años más, deberá enfocarse en disminuir la brecha social y la falta de oportunidades que son al final de todo, dos de las mayores causas del conflicto interno. El otro gran causante de la guerra es el narcotráfico que ha desarrollado grupos con ejércitos dueños de amplios territorios y ha permeado no solo a los grupos guerrilleros como también a las autoridades encargadas de combatirlos. A la pobreza y la desigualdad social se les contrarresta con inversión social y políticas públicas enfocadas en el bienestar, mientras que a la lacra del narco, solo se le destruye con una persecución implacable por parte de la institucionalidad militar, en colaboración con una justicia eficaz.

Debemos pasar de tantos estudios sobre los costos de la guerra al dividendo producto de los acuerdos de paz con las Farc. Anif, uno de los centros de investigación de mayor prestigio, plantea que hay diversos estimativos sobre lo que ocurrirá en Colombia luego de los acuerdos: Bank of America habla de una aceleración del crecimiento de 0,3% por año (dado el disfrute “anticipado” que se traía desde 2012 y por tratarse de un conflicto de “baja intensidad”). El Deutsche Bank estimó una aceleración de 0,5% y el DNP ha “extrapolado” crecimientos del orden de 1,1% a 1,9% por año.  Anif sugiere que dichos beneficios de la paz podrían rondar valores de 0,5% a 1% de crecimiento adicional por año durante 2017-2022, “pero este valor debe computarse sobre el actual ciclo de desaceleración económica que experimenta el país (llevándonos entonces del actual 3,5% hacia un 4,5% anual durante 2017 a 2022)”. Coincidimos en que hay que distinguir entre los mencionados beneficios de la paz de los simples dividendos, los cuales son nulos en lo relativo a los potenciales ahorros en los gastos de fuerza pública.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/04/2024 Las bonanzas silenciosas e invisibles

Oro, café, petróleo y cacao, son algunas de las materias primas que experimentan inusuales repuntes en sus precios, auténticas bonanzas que hay que aprovechar para las vacas flacas

Editorial 13/04/2024 El petróleo dicta la línea que sigue el dólar

Los precios del petróleo continúan con su tendencia al alza por la incertidumbre que genera un posible escalamiento en el conflicto en Ucrania y el Medio Oriente

Editorial 12/04/2024 Para la reforma pensional hay más consenso

Si el Congreso no es inferior al reto y hace una reforma pensional bien hecha, se aclarará un pendiente social, debe hablarse de la edad de jubilación para no hacer una chapuza