miércoles, 11 de septiembre de 2019

Los bancos colombianos conforman el sector de la economía más avanzado en términos de desarrollo digital, ahora falta que los demás sectores usen la transversalidad del servicio

EditorialLR

Hablar de la cuarta revolución industrial se ha vuelto un comodín en el mundo empresarial sin precisar que todos los sectores económicos tienen un grado de desarrollo individual que los hace más o menos permeables a lo que sucede con la tecnología. Si le adjudicamos un valor a cada revolución industrial, tendremos que para la primera no hay una distinta a la “mecanización”; que para la segunda, la palabra más ajustada es “energía”; y para la tercera, “computación”. Y no hay una que describa mejor la cuarta revolución industrial que “interconexión”, algunos la complementan con llamarla “internet de las cosas”.

En ese orden de ideas, el sector económico colombiano que más avanzado va en términos de “interconexión” entre instituciones y personas es el sistema financiero, que poco a poco muestra verdaderas revoluciones locales, con las operaciones por celulares, internet y los nuevos bancos digitales. Un ejemplo de toda esa revolución bancaria local es que la mayor cantidad de operaciones en el primer semestre del año se ha realizado a través del canal de telefonía móvil, con más de 1.667,23 millones. Quiere decir esa cifra que el consumidor bancario está eliminando a pasos agigantados las sucursales físicas y que el grueso de sus operaciones las hace desde su celular.

Y si difuminamos los otros canales financieros, veremos que las cosas están cambiando mucho en muy poco tiempo. Primero, están las transacciones desde un celular; segundo, desde internet (851,92 millones de operaciones); y, en tercer lugar, desde los cajeros automáticos (452,03 millones de operaciones). El top cinco lo completan los datáfonos con 362,79 millones de operaciones y, en el último lugar, están las viejas oficinas físicas o sucursales, con 267 millones de operaciones.

Lo anterior demuestra que la banca digital se ha vuelto masiva y que los colombianos caminan rápidamente hacia el dinero electrónico, cultura que garantiza no solo transparencia en las operaciones que se realizan, sino también mayor seguridad. Aún queda un grupo importante de la población que sigue usando el dinero en efectivo por desconfianza o para efectos tributarios, pero claramente es una generación en extinción. Las cosas han cambiado rápidamente desde cuando las Superfinanciera empezó a a realizar este informe en 2015, bitácora en la que se observa que a través de internet se empiezan a realizar la mayoría de las operaciones. Ha sido un crecimiento muy rápido que va a definir el rumbo de otros sectores, pues el sector transversal es el financiero. El punto más llamativo del informe es que los cambios son muy rápidos en la cultura de uso bancario y que todos los bancos se han ido acomodando a una nueva realidad que beneficiará el grueso de la sociedad.

En el último semestre se observa una migración de operaciones realizadas en internet al celular como resultado de la estrategia de las entidades de focalizar la atención de los consumidores financieros por este canal. Está claro que si el celular es el canal para hacer uso de los servicios bancarios, hay que levantar la prohibición de usar el teléfono en las sucursales por seguridad, un anacronismo digno de un país acosado por la delincuencia, pero que no puede parar la velocidad de la tecnología. Ya empieza a ser absurdo que en los bancos y en oficinas de pago se prohíba usar el instrumento de pago.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 06/08/2020 Cambiar el estilo de gerenciar en tiempos de crisis

Las juntas directivas deben entender y tomar decisiones en la alta gerencia de las empresas, pues la crisis puede demorar y se necesitan presidentes y gerentes con otras competencias

Editorial 05/08/2020 Solidaridad máxima con las instituciones

Es de perogrullo respaldar a las instituciones en una democracia y economía de mercado como Colombia, pero la construcción institucional se hace con base en las personas

Editorial 04/08/2020 El Duque de 2022 se pone a prueba en esta pandemia

A ningún presidente de la historia reciente le había tocado manejar una situación como la actual, que sin duda alguna le marcará el futuro más allá de los dos años restantes

MÁS EDITORIAL