.
EDITORIAL

Anticipar muerte del petróleo es un error craso

jueves, 9 de noviembre de 2023

Resultados de Ecopetrol

Foto: Grárico LR

A la luz de los resultados de Ecopetrol, el Gobierno se está anticipando a la muerte del crudo y la teoría del decrecimiento puede estar dando sus primeras malas señales

Editorial

No fueron buenos los resultados de Ecopetrol entre julio, agosto y septiembre de este año, sólo alcanzó la mitad de las utilidades que se habían registrado el año anterior, una relación preocupante de $9 a $5 billones, vitales para las arcas nacionales.

La primera recomendación es que la estatal mixta no solo es el grueso del patrimonio estatal, sino una compañía en la que medio millón de accionistas tienen inversiones.

Poner en juego su estabilidad financiera, muy a pesar de ser cierta la caída en los precios del petróleo, no dejan de preocupar, pues para eso se nombran a los presidentes y a sus altas gerencias, para que naveguen en aguas turbulentas.

El Gobierno Nacional no puede pasar a la historia como la administración que debilitó a Ecopetrol por su errada visión sobre el futuro petrolero. Hay que abonarle al Presidente que ha sido consecuente con su postura histórica sobre el calentamiento global y la gran contribución que hacen las industrias extractivas a este daño global, pero en términos petroleros (para un país subdesarrollado y lleno de necesidades como Colombia), es mejor ser gregario que líder.

El país no es un gran contaminador, pues no es altamente industrializado y su contribución al calentamiento es solo de 0,5%, algo que no debe preocupar en medio de una sociedad con casi 20 millones de colombianos que viven en pobreza y seis de ellos en estado extremo. Cambiarle el rumbo a Ecopetrol o anticiparse a daños futuros ni siquiera previstos en países como el nuestro es aún más irresponsable para con los colombianos.

Faltan muchos años para alcanzar lo que los expertos denominan el tope del petróleo, es decir el momento en el que se alcanzará la capacidad de extracción máxima antes de que la producción disminuya de forma irreversible; una paradoja, pues ningún país ha alcanzado ese momento de cambio y se desconoce cuándo llegará, incluso en la prospectiva más exacta del sector que es la realizada por la Agencia Internacional de Energía, que evita hablar del tema con todos los gobiernos que asesora en materia de política energética.

Es un hecho que sin una idea precisa del tope petrolero, en términos de producción, primero va a llegar el tope de consumo o de la demanda, pues las industrias que dependen del petróleo están avanzando en una sustitución como puede ser las energías renovables o los cambios culturales. Dicho de otra manera, al oído del Presidente y de la alta gerencia de Ecopetrol, es que primero se dejará de comprar petróleo que las multinacionales de extraerlo.

No se puede dejar de lado que la agricultura es el gran consumidor de derivados del petróleo en forma de fertilizantes; no todo son carros y aviones, la comida en abundancia tiene que ver con los abonos.

Quizá durante la década de 2030, se experimenten cambios en la demanda de petróleo, pero nunca por ahora en la extracción, que justamente es lo que se está parando o decreciendo en Colombia.

Por más que se le madrugue a la sustitución de combustibles y se acelere la transición energética, la oferta y la demanda superan las decisiones presidenciales de un país absolutamente intrascendente para la industria petrolera como es Colombia. De allí se desprende la pregunta: ¿Por qué se debe deprimir la exploración y exportación de crudo? Máxime cuando el Estado colombiano deriva allí los más altos ingresos para sus inversiones.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/04/2024 Para la reforma pensional hay más consenso

Si el Congreso no es inferior al reto y hace una reforma pensional bien hecha, se aclarará un pendiente social, debe hablarse de la edad de jubilación para no hacer una chapuza

Editorial 11/04/2024 Sin agua, pero con más días de pico y placa

Competitividad y productividad son dos palabras clave para el desarrollo de Bogotá, y que parecen no conjugar, pues todo está dispuesto para que nada funcione ni mejore

Editorial 10/04/2024 Con Venezuela, la cosa siempre será compleja

La cumbre Petro - Maduro no fue más fácil que otros encuentros presidenciales en la larga historia de “matrimonio” de los dos países, lo que debe primar es la economía de mercado