.
ANALISTAS Tecnología vs. humanos: ¿quién ganará?
jueves, 6 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La revolución de la tecnología está avanzando a gran velocidad y nadie está realmente seguro de cómo va a cambiar nuestra sociedad y la economía global. No parecemos estar preparados para los cambios que se avecinan.

Este fue un tema clave de discusión la semana pasada en Davos , Suiza , en el Foro Económico Mundial.  Existe una gran división entre la élite mundial. Por un lado tienes a los revolucionarios de tecnología de Silicon Valley que promocionan a gritos los beneficios de la tecnología para la humanidad. Marc Benioff, CEO de Salesforce.com quien participó en el panel que abrió el Foro dijo “nunca ha habido un momento más emocionante, divertido, o con más energía”.

Pero, por otro lado, algunos economistas y políticos están empezando a enfatizar los aspectos negativos del rápido cambio tecnológico. La gente está preocupada por la creciente desigualdad alrededor del mundo (incluyendo al presidente Obama, quien dedicó gran parte de su discurso ayer al tema). Después de décadas de ganancias, los países desarrollados como EE.UU. y Europa son cada vez más desiguales en términos de ingresos viendo como los trabajadores poco calificados están siendo desplazados por mano de obra más barata en fábricas en el extranjero, y la adopción de nuevas tecnologías.

A medida que la robótica y la inteligencia artificial avanzan esta tendencia se extenderá a las industrias de servicios y hacia trabajos tradicionales de “cuello blanco “, como investigación, academia y derecho.

Eric Schmidt, presidente de Google, habló sobre esto en una conferencia del Foro Económico Mundial, diciendo que esta es “una carrera entre personas y computadores en donde la gente necesita ganar .”

Schmidt podría saber lo que está hablando. La semana pasada, Google pagó unos US$500 millones por Deepmind, una compañía sigilosa centrada en el “aprendizaje de máquinas”. Un profesor dedicado al tema en Carnegie Mellon, quien está familiarizado con Deepmind, escribió que “está tratando de construir un sistema que piense” sin la intervención humana. 

Con el fin de que los seres humanos puedan ganar y beneficiarse de un rápido avance tecnológico, el economista y exsecretario del Tesoro de EE.UU., Lawrence Summers considera que es necesario que haya una mayor inversión en la educación y la protección social. Pero él no cree que los líderes políticos sean lo suficientemente fuertes como para tomar las medidas necesarias.

Si no lo hacen, la brecha será más grande entre aquellos que tienen la educación y las habilidades para utilizar y explotar la tecnología para su beneficio y aquellos que no lo hacen. Los ricos continuarán enriqueciéndose, la clase media continuará reduciéndose y el número de gente pobre se incrementará. Esta no es una nueva tendencia, pero incluso los líderes de la elite de Davos reconocieron que el proceso se está acelerando.

Hasta ahora, la industria de la tecnología ha evitado una reacción negativa popular. Un nuevo estudio global de Edelman, una empresa de relaciones públicas, encontró que 79% de la gente confía en las empresas de tecnología, mientras que sólo 51 % confían en los bancos. (¿Esto tiene en cuenta a Snowden? ¿Esto está cambiando? ) Pero esto podría estar cambiando.

A medida que entramos en esta fase acelerada de la revolución tecnológica, con el “ internet de las cosas”, la automatización y la inteligencia artificial, tenemos que asegurarnos de que nos mantenemos al día con la tecnología.

El avance tecnológico tiene el increíble potencial de generar riqueza y mejorar la calidad de vida, pero también puede ser dañino y perjudicial para los que no están preparados.

En Davos, hubo múltiples comparaciones con la revolución industrial, la cual llevó a una re-formación del mundo, dramática y sin precedentes.

¿Estaremos preparados para lo que viene?