.
ANALISTAS Pruebas Pisa y educación en Colombia
martes, 22 de abril de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dado nuestro mal desempeño, el programa internacional de evaluación de estudiantes (Pisa por sus siglas en inglés) es nuevamente noticia en el país. Estas pruebas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), el club de sociedades avanzadas al que aspiramos pertenecer, tienen como objetivo generar un mecanismo estandarizado para la valoración de la calidad de la educación así como convertirse en una estrategia para la identificación de políticas y buenas prácticas que logren mejorar dicha calidad.

El ejercicio Pisa inició en el año 2000 y se repite cada tres años (los últimos resultados corresponden a la quinta edición llevada a cabo en 2012) en todos los miembros de la Ocde (incluyendo México y Chile) así como en una treintena de naciones que participa voluntariamente, incluyendo a Colombia desde el año 2006. En cada edición se evalúa a medio millón de jóvenes de 15 años en una muestra que pretende representar a cerca de 30 millones de personas de dicha edad de los más de 60 países y regiones que hacen parte del programa.

La prueba incluye valoraciones en matemáticas, ciencias, comprensión de lectura y capacidad de resolución de problemas. En todos los casos el objetivo no se limita a cuantificar el nivel de conocimiento en estas áreas del saber sino a entender la capacidad que tienen los participantes de utilizar tal conocimiento para enfrentar los retos de la vida diaria. Este enfoque pretende reflejar que las sociedades modernas premian a sus individuos no por lo que saben sino por lo que pueden hacer con lo que saben. En la versión 2012, el programa se enfocó en matemáticas dada la evidencia generada por la misma Ocde acerca de la alta correlación existente entre buenas bases en dicha disciplina y opciones de éxito profesional.

Los resultados se expresan en seis categorías en donde desempeños inferiores al Nivel 2 significan que tan solo se cuenta con habilidades para resolver problemas obvios y que la persona es incompetente para adelantar valoraciones analíticas que requieran un mínimo grado de complejidad. En el otro extremo, los niveles 5 y 6 implican la capacidad de desarrollar y aplicar modelos para situaciones complejas y contar con destrezas de razonamiento estratégico.

Los resultados 2012 para el área de matemáticas mostraron que el promedio para países Ocde es de 494 y que la región Shanghai-China fue la de mejor desempeño con un valor de 613. Colombia, por su parte, obtuvo 376 (se estima que una diferencia de 100 puntos implica unos dos años de exposición a ambientes escolares). Teniendo en cuenta lo que representa diferencias estadísticamente significativas, compartimos el último lugar con Qatar, Indonesia y Perú. Cifras similares se observaron para ciencias y lectura. El porcentaje de estudiantes colombianos con desempeño inferior al Nivel 2 en matemáticas fue cercano a 75% y tan solo 0,3% logró ubicarse en los niveles 5 y 6. Esto agravado por el hecho de que colegios oficiales obtienen resultados al menos 15% más bajos que lo reportado para instituciones de carácter privado.

En conclusión, no obstante los esfuerzos realizados y los millonarios presupuestos invertidos, tal parece que estamos más lejos que nunca de contar con un sistema de educación pública que nos permita competir en un mundo de economías globalizadas y basadas en el conocimiento y el valor agregado.