.
ANALISTAS Prosiguen los avances de la Alianza del Pacífico
miércoles, 28 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Avanza, sin muchos contratiempos, el rumbo que desde tiempo atrás se determinó y planificó para el esquema de funcionamiento de la Alianza del Pacífico (México, Perú, Colombia y Chile). Además, por más reiterado que parezca cada que se señala, es quizá el único proceso de integración latinoamericano que, a pesar de las dificultades internacionales, que permanece estable en su funcionamiento. Sigue siendo claro el firme objetivo de sus cuatro miembros para sacar adelante un proyecto que beneficie tanto a los sectores productivos como a los habitantes de cada una de las naciones involucradas.
 
Acaba de desarrollarse la IX reunión ministerial entre las carteras de hacienda y relaciones (asuntos) exteriores de los miembros del acuerdo (gestado oficialmente en 2012), y los resultados permanecen alentadores en lo que respecta a la coincidencia de objetivos. 
 
Si bien no hay todavía plenitud en las decisiones tomadas sobre los temas arancelarios y la naturaleza de la producción para efectos de la desgravación (normas de origen), lo cierto es que existen avances importantes en esa dirección.
 
Como quedó determinado esta semana, ahora existe 92% de la producción de sus miembros con desgravación absoluta, a partir de la entrada en vigencia del tratado; es sobre ese 8% restante que se ha seguido trabajando y que, en su mayoría, pertenece al sector agrícola (de gran sensibilidad). 
 
Sin embargo, en el último encuentro casi que se superó la totalidad de las diferencias, pues ahora realmente se determinan los tiempos de desgravación, antes que la posibilidad o no de incluir algún bien o servicio en la oferta de intercambio comercial entre las cuatro economías participantes. Se ha concertado y definido que en un lapso prudencial se llegue al casi 100% de intercambio comercial con libertades arancelarias. En diversos medios, el mismo secretario de economía mexicano, Ildefonso Guajardo, expresó que “nada quedó por fuera de la mesa en materia de desgravación”.
 
Seguir de cerca las conversaciones desarrolladas por este grupo de naciones adscritas a la cuenca pacífica resulta alentador, pues mientras se le da poca cabida a la retórica, los efectos positivos de la negociación se perciben con facilidad. 
 
A diferencia de otros procesos de integración latinoamericanos (con los que la Alianza del Pacífico tampoco riñe), este esquema denota avances y un ritmo eficaz. El lunes anterior se avanzó en el plan comercial, se relanzó lo relacionado con el ingreso de Costa Rica al esquema asociativo, y se allanó el terreno para el encuentro entre mandatarios e inversionistas, previsto a realizarse en Nueva York para el mes de septiembre. Todo lo anterior considerado útil al logro del objetivo central, que es la consolidación del mercado común para sus miembros, como cuarto nivel de interacción económica.
 
En general, la región latinoamericana indaga por estrategias que faciliten el diálogo con actores relevantes en la economía y la política global. Por lo pronto, México, Colombia, Perú y Chile continúan haciendo lo necesario para no quedar relegados de las actuales tendencias que faciliten el desarrollo integral, esta vez, sobre la base del crecimiento económico y comercial.