viernes, 14 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

No es suficiente que el ciclista haya elegido la talla de la bicicleta que le corresponde y la altura del sillín, el ancho del manubrio, etc. Ahora es habitual ver ciclistas con una talla correcta de bicicleta pero por falta de un buen tono muscular y flexibilidad, en la parte posterior del cuerpo se adopta una posición cómoda para ellos, pero la verdad es que están repartiendo mal el peso entre el sillín y el manillar. Algunas correcciones se solucionan momentáneamente pero lo mejor es corregir lo más pronto posible si el fin es aumentar el rendimiento y mejorar la técnica. Cuando se avanza mucho el sillín para poder alcanzar el manillar aumenta el peso sobre este generando tensiones en la parte superior de la espalda y desequilibrando el trabajo muscular de las piernas y tracción de pedales.

Cuando el ciclista está parado sobre los pedales, la bicicleta llega a la máxima inclinación, es decir, un buen momento para dividir -desde el punto de vista del movimiento- la participación de los grupos musculares en dos: la parte motora y la parte estabilizadora. La primera está comprendida por brazos y piernas y es la encargada de generar movimientos de tracción e impulso sincronizada con los pedales y el manillar. Mientras que la parte estabilizadora es la región del tronco que comprende la pelvis, la columna vertebral y el omoplato y clavícula. Esta zona es importante que se mantenga sin variaciones durante los movimientos de inclinación de la bicicleta y que los puntos fijos permanezcan estables en el momento de la tracción de pedales y manillar.

 Las fuerzas sincronizadas y alternas generadas por los grupos musculares de los brazos y de las piernas en el momento de la tracción generan una fuerte tensión que desestabiliza lateralmente la pelvis y la espalda, tensiones que son reflejadas en toda la columna provocando como unas punzadas en los discos. La inestabilidad y debilidad de la espalda es la principal causa de lesión a nivel de columna vertebral y caja toráxica. Al mantener inestable pelvis y omoplatos, se generan fuertes desequilibrios musculares a nivel de brazos y piernas.