.
ANALISTAS Nutrición deportiva
sábado, 2 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Aproximadamente después de una hora de actividad física continua, la glicemia empieza a descender, así que es necesario ingerir alimentos para mantenerla en los niveles normales. Luego, lo ideal es hacerlo cada 30 minutos, teniendo en cuenta que nuestro organismo es sometido a un desgaste mucho mayor a medida que van pasando los minutos y los kilómetros.

Las necesidades de cada deportista varían de acuerdo a algunos factores (ejemplo: el peso y la intensidad del entrenamiento o competencia), pero como sea, lo mejor será llevar siempre algo de comer. 

Hoy en día, los geles energéticos son muy populares y se recomienda no usarlos por primera vez en día de competencia. Estos geles se digieren mucho mejor con agua y representan una de las mejores opciones nutritivas para los deportistas, pues su composición química asegura una rápida absorción y son muy prácticos. El mercado los ofrece en gran variedad de sabores y presentaciones cuya función es la misma: restablecer los micronutrientes que se pierden con el esfuerzo físico. 

A pesar de todo lo anterior, algunos atletas no los toleran y resultan con problemas estomacales. 

Por supuesto hay muchas otras opciones, pero todo depende de las circunstancias. Otras verdades que hay que tener presente es que es más difícil digerir temperaturas calientes que frías (nada extremo); es más difícil digerir cosas sólidas que líquidas o semisólidas. En general, todo lo que exija un trabajo mayor al masticar, en el momento de la competencia, tiene una mayor probabilidad de digerirse lentamente y caer mal.

Sin importar el deporte que practiquemos, hay que cuidar la elección de alimentos para el entrenamiento o competencia. Es muy importante armar nuestro plan de alimentación antes, durante y después para regular con calidad nuestra alimentación.