jueves, 22 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En el segundo trimestre de 2013, los rendimientos en las cuentas de ahorro individual de la gran mayoría de cotizantes en el régimen de ahorro individual, fueron negativos.  Esto se explica en gran parte porque las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) tienen una buena parte de los ahorros de los colombianos invertidos en TES. Los portafolios que incluyen estos  títulos de deuda pública colombiana tuvieron una gran pérdida por el aumento en sus  tasas de interés.
 
Una de las causas de la caída de los títulos colombianos  fue  la posible disminución a los impulsos monetarios de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) Ben Bernanke habla y el mundo se desbarata.
 
Increíble, pero un solo comentario de Bernanke y los ahorros pensionales de los colombianos tuvieron pérdidas. Los portafolios más afectados son los de pensiones obligatorias que en promedio tiene el 40% de su portafolio en TES. A la larga la pérdida en los rendimientos significará menores pensiones futuras para los colombianos.
 
Lo grave del asunto es que quienes asumen las pérdidas son los cotizantes, que no las sienten en este momento pero si las sentirán en el futuro.
 
Ahora, hay que tener en cuenta que por cada peso que las empresas consignan en los fondos, los descuentos suman el 32%, a saber: 5,88% del fondo de solidaridad pensional, 8,82% del fondo de garantía de pensión mínima, 9,41% del seguro de invalidez y sobreviviente y 8,23% de la comisión de administración. Lo que significa que los cotizantes de entrada están “perdiendo” una tercera parte de sus ahorros.
 
En términos reales los rendimientos de los diferentes portafolios de las AFP no han alcanzado a cubrir lo que ellas mismas descuentan, lo que significa que en términos reales el ahorro de muchos de los cotizantes  no ha tenido rendimientos reales. Es decir, los rendimientos de las cuentas individuales en todo el periodo de cotización deben estar por encima del 32% para que por lo menos se cubran los descuentos.
 
En teoría los fondos deben tener unos rendimientos mínimos anuales que deben ser revisados mensualmente por la Superintendencia Financiera. Estos rendimientos mínimos los fija la superfinanciera según un cálculo bastante enredado establecido por el decreto 2949 de 2010. Sin embargo, la primera revisión de rentabilidad mínima para los fondos conservadores se realizará el 31 de agosto de 2013 y para los fondos moderado y de mayor riesgo el 31 de agosto de 2014. Esto también aparece en la “letra menuda” de los extractos en la parte de “observaciones”.
 
En la misma letra menuda se lee: “los rendimientos del ahorro pensional deben ser evaluados en periodos de largo plazo.  Contamos con un equipo de profesionales expertos que trabaja con las mejores herramientas financieras, para administrar con eficiencia los recursos de nuestros afiliados”. ¿Será cierto?
 
Lo que resulta de lo anterior es que la rentabilidad mínima apenas se comenzará a revisar este y el próximo año ¿Y la de todos los años anteriores?
 
Esperemos que la Superfinanciera revise con juicio de aquí en adelante la rentabilidad mínima, porque como lo dice el Artículo 2.6.5.1.6 del decreto 2949 sobre la obligación de garantizar la rentabilidad mínima: “Cuando la rentabilidad acumulada en términos efectivos anuales obtenida por alguno de los tipos de fondos de pensiones obligatorias durante el período de cálculo correspondiente sea inferior a la rentabilidad mínima obligatoria exigida, las Sociedades Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantías deberán responder con sus propios recursos por los defectos”
 
¿Será que la Superfinanciera hará cumplir esto?