.
ANALISTAS La economía en crisis
sábado, 26 de abril de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La ola de atentados contra la infraestructura petrolera, que el año pasado creció en 225%, le ha hecho un daño inmenso a los ingresos de la Nación. El oleoducto Caño Limón - Coveñas, uno de los más importantes del país tiene paralizada la producción a raíz del último atentado de la guerrilla y la posición de los grupos indígenas de esa región que no han permitido su reparación. La falta de autoridad del Gobierno es evidente.

La inseguridad creciente que padece el país ha alejado la inversión extranjera directa que en el primer trimestre de este año cayó 5,1%, según datos del Banco de la República. La caída de la inversión en sectores como la industria y el comercio ha sido del 25% en el primer trimestre del año. Estos datos son muy preocupantes pues una economía como la colombiana que por su bajo nivel de desarrollo no cuenta con la capacidad de ahorro suficiente para formación de capital, necesita la inversión extranjera directa (IED) pues su ausencia o disminución, contribuye a acelerar el proceso de desindustrialización que está sufriendo el país.

Los resultados en materia de producción industrial en el último año corrido cayeron en especial en sectores como edición e impresión, vehículos automotores y productos de caucho que disminuyeron en -18,3%, -5,7%, -29% respectivamente. Dos ensambladoras de vehículos ya anunciaron que están pensando cerrar sus plantas de producción y que se trasladarán a otros países.

Desde 2010 la IED ha venido disminuyendo en el rubro de los hidrocarburos y minería. En el primer trimestre de este año el crecimiento de la IED para este sector fue apenas del 0,128% frente al mismo periodo del año pasado. Según el Dane, mientras que en 2012 la producción de la explotación de minas y canteras tuvo un crecimiento de 5,6% en 2013 fue de 4,9%. A eso súmesele que a raíz de los atentados cometidos contra el sector petrolero, en marzo se produjo una disminución de 3,53% en la extracción del crudo.

Es claro que la inversión extranjera se está yendo, no solo por la inseguridad que es el primer factor, sino también por los anuncios de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) que informan que ese país está superando la crisis económica que ha sufrido, lo que alienta a los inversionistas a trasladar sus capitales a una economía más segura y estable como es la norteamericana.

Los pronósticos de los organismos financieros multilaterales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señalan que economías como la colombiana, la peruana, la chilena y la uruguaya no superaran en los próximos años la cifra de crecimiento de 3%. En 2012 el crecimiento de la economía colombiana fue de 4% y en 2013 de 4,3% unas cifras bastante pequeñas e insuficientes para superar la pobreza en que viven la mitad de nuestros compatriotas.

Es muy inquietante también el rebrote inflacionario que empieza a sentirse en el país, seguramente por el desmedido aumento del gasto público especialmente en funcionamiento y burocracia. El Gobierno Nacional anunció la contratación de aproximadamente 20.000 contratistas para levantar el censo agropecuario y la intención de crear el ministerio de la seguridad seguramente para darle cabida a los reinsertados. La inflación va a producir alzas en la tasa de interés, la desaceleración del crédito para el desarrollo industrial y empresarial, y el encarecimiento de vida para los colombianos lo que traerá más descontento y protestas nacionales tal como está sucediendo en Argentina y Venezuela, países agobiados por la inflación y el populismo.