.
ANALISTAS La crisis ecuatoriana
sábado, 4 de julio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hasta hace poco tiempo, Ecuador parecía gozar de una gran tranquilidad. Durante los gobiernos del Presidente Correa habían crecido de manera extraordinaria las inversiones, especialmente en el campo de las obras públicas, se construyeron vías de doble calzada, como también el nuevo aeropuerto internacional Mariscal Sucre de Quito, además se construyeron decenas de aulas educativas, soluciones de vivienda y se realizó una gran inversión en lo social.

La dolarización del país, impidió que la inflación creciera pues, la emisión del billete verde no depende del Banco Central de Ecuador. Millones de dólares que se han invertido en obras han sido a través  de créditos internacionales, especialmente otorgados por la banca china, que deben pagarse con petróleo. Al caer drásticamente el precio del barril del crudo, Ecuador ve reducidos sus ingresos por este concepto a la mitad. 

Así las cosas, nuestros vecinos empiezan a vivir una crisis económica que se puede tornar grave porque no solamente sus ingresos merman sino que además  con la apreciación del dólar, el precio de sus exportaciones de banano, cacao y flores empiezan a encarecerse. El sector manufacturero e industrial tiene una dinámica pequeña.

Para paliar esta situación y aspirando a prolongar su estadía en el poder, el Presidente Rafael Correa, intenta llevar adelante reformas legislativas que como un polvorín han desatado las protestas populares, miles de personas han salido a marchar en grandes multitudes nunca antes vistas en el hermano país.  En Guayaquil, la semana anterior salieron a protestar más de 250.000  personas y hubo multitudes en Quito y en las principales ciudades del país que se unieron a las protestas, cuyas marchas no cesan.

El detonante de estas marchas fue la polémica ley de las herencias que fue radicada para su discusión en la Asamblea Legislativa, y que consagra el pago al Estado del 47,5%  del valor heredado, lo que en la práctica es una confiscación.  Esto ha producido la inmensa oposición del pueblo ecuatoriano al que se han sumado agremiaciones, como la Federación de las Cámaras de la Producción que ha expresado que estos proyectos de ley traerán pobreza y desempleo. Los sectores empresariales y los comerciantes así como miles de empleadores, han logrado convocar la solidaridad de sus trabajadores, quienes tienen conciencia que medidas como estas  son un gran  desestímulo a la inversión y ponen en grave riesgo el crecimiento económico, la generación de nuevos empleos y su estabilidad.

¿Qué ha llevado al Presidente Correa a presentar tan polémico proyecto? El Presidente aspira a que con esta polémica medida se compense el recaudo que ha perdido por la merma en el precio del petróleo. Sin embargo, Correa no calculó la reacción del pueblo ecuatoriano pues creyó equivocadamente que, utilizando un idioma contra los más pudientes, lograría convocar la solidaridad y el apoyo de los ecuatorianos para una nueva elección presidencial, para la cual busca reformar la Constitución y hacer posible la reelección indefinida.

La clase media y miles de trabajadores se han sumado a las protestas, porque unos y otros aspiran a que sus hijos hereden el fruto de su trabajo y eleven su nivel de vida. Tratar de perpetuarse en el poder a través de la reelección indefinida lleva no solo a los abusos del régimen gobernante, sino también a adoptar medidas populistas como las que han causado la indignación de los ecuatorianos.