.
ANALISTAS Índice del ‘Big Mac’, 2015
jueves, 29 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El índice del ‘Big Mac’ lo inventó la revista The Economist en 1986 como una guía rápida, aproximada, para saber si una moneda está revaluada, devaluada o en su nivel correcto. Su teoría se basa en que una hamburguesa estándar debería costar lo mismo en dólares estadounidenses en dos países diferentes.  

Por ejemplo, según el ‘Big Mac’ que se acabó de publicar en enero de 2015, una hamburguesa costaba en los Estados Unidos 4,79 dólares, en tanto que a la tasa de cambio 6,21 yuanes por dólar costaba en China 2,77 dólares, esto es, 2,02 dólares menos.  Por consiguiente, el yuan estaba devaluado un 42% en ese momento, el cociente de 2,02/4,79.

La teoría tras este índice sostiene que hay una tasa de cambio conocida como la tasa de paridad en el poder adquisitivo, ‘purchasing power parity, PPP’, por medio de la cual, en el largo plazo, tienden las tasas de cambio a igualar los precios de una canasta integrada por los mismos bienes y servicios entre dos países cualquiera.

Una de las críticas razonables a este índice radica en señalar que las diferencias en los precios se deben en buena medida a las diferencias en la mano de obra entre los países ricos y los países pobres.  

En la publicación de enero pasado del ‘Big Mac’ para Colombia, nos costaba la hamburguesa 7.900 pesos, al tiempo que la tasa de cambio figuraba en 2.365 pesos por dólar, o sea, 3,34 dólares.  Según esto, nuestro peso estaba devaluado un 30% con relación al dólar estadounidense.  Y la tasa de paridad, el PPP, la calcularon en 1.649 pesos por dólar, el cociente de 7.900/4,79. 

El índice ‘Big Mac’ para 2015 se ocupó de 67 países, de los cuales aparecen tan solo cuatro con monedas revaluadas, entre ellos figura Brasil con el 9% de revaluación.

Con devaluaciones entre el 0 - 10%, aparecen 27 países, casi todos de la eurozona.  Con devaluaciones entre el 10 – 30%, figuran 10 países, entre ellos Colombia y nuestros socios comerciales México, Perú y Chile, también con el 30% de devaluación. Con devaluaciones entre el 30 -70%, tenemos 26 países, de los cuales destacamos las siguientes devaluaciones: Rusia 71% y Japón 34%.

Como es sabido, una tasa de cambio devaluada ligeramente, para fomentar las exportaciones domésticas y encarecer las importaciones que compiten en forma desleal con la producción nacional, figura como una estrategia universal, salvo para Colombia.  Se estima que el 60% de las importaciones colombianas se puede fabricar en el país. 

A finales de 2014 terminaron casi 11 años de revaluación destructora del peso colombiano, durante los cuales anduvimos cercanos a la tasa de cambio de paridad en el poder de compra.  No espero que la Historia alabe la indolencia de nuestras autoridades monetarias frente a esta tragedia.