.
ANALISTAS El nuevo predial de La Habana
martes, 20 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mientras que Bogotá está modificando  por estos días la estructura de su impuesto predial para hacerlo más progresivo, los acuerdos de la Habana  no se quedan atrás. Buceando por sus 300 paginas  he encontrado noticias interesantes sobre el predial .E, igualmente, algunas pistas sobre cómo y cuándo sabremos por fin cuál es el costo que tendrá el pos conflicto.

La naturaleza del impuesto predial experimentará un cambio sustancial. De ser un impuesto proporcional pasaría a ser progresivo. En efecto, el punto  1.1.9 puntualiza que se hará una “adecuación de la normatividad para que los municipios fijen las tarifas del impuesto predial en desarrollo del principio de la progresividad: el que más tiene más paga, fundamento de la equidad y la justicia social”. 

Hoy en día los municipios fijan las tarifas del predial dentro de unas franjas que señala la ley. Pero no lo hacen  observando criterios de  progresividad sino que es un impuesto proporcional, o sea, de tarifa igual para cualquier predio. Mas aún: estudios recientes demuestran que el predial actualmente es regresivo. O sea, la tarifa efectiva que pagan los pequeños y medianos predios es mayor que la de las grandes propiedades.

Este compromiso levantará desde luego ampolla en ciertos círculos que pondrán el grito en el cielo. Tanto más cuanto que esta visión del predial  va acompañada de la puesta en marcha del  llamado catastro multiproposito que tiene como objetivo, entre otros, acercar los avalúos rurales a sus valores comerciales.  El nuevo predial servirá a la equidad, a mejorar el mercado de tierras en Colombia, lo mismo que los ingresos  de los municipios.

El atraso  actual es gigantesco: se calcula que aproximadamente un 50% de los predios rurales no revelan los verdaderos valores comerciales, base del predial.  Para que se tenga un orden de magnitud del problema: El valor catastral de toda la Colombia rural equivale a un tercio del catastro  de Bogotá.

No se sabe tampoco a la fecha cuánto vale el pos conflicto. Hay cálculos iniciales pero no cuantificaciones exactas. Pero lo sabremos pronto. Al día siguiente de la firma del acuerdo final, dice el punto 6.1.a, se constituirá la comisión de “implementación, seguimiento y verificación del Acuerdo Final de Paz y de resolución de diferencias”. A los cuatro meses de constituida esta comisión, es decir, antes de finalizar el 2016, deberá presentar un “Plan Marco para la implementación de los acuerdos”. 

Este Plan Marco que tendrá una perspectiva de diez años  deberá servir como insumo de un Conpes que se reunirá “ a la mayor brevedad”- dicen los acuerdos -y en donde se fijarán, según el punto 6.1.1, los recursos indicativos necesarios para financiar el Marco de la Paz y la identificación de las fuentes que habrán de nutrirlo. 

En otras palabras: llegó la hora para que sin ambigüedades  se haga no solo la cuantificación  oficial de cuánto vale el pos conflicto  sino, lo que es aún más importante :  la identificación  de las  fuentes  fiscales que  habrán de financiarlo. Algo sobre lo cual ha guardado silencio  hasta la fecha tanto  el Ministerio de Hacienda como Planeación.

Llegó pues el momento de poner en blanco y negro las cuentas fiscales del país. Las fiscales : porque a la reforma tributaria ,a la que tantas largas se le ha dado, se le acabo el tiempo. Y las del pos conflicto, pues una vez firmada la paz y votado el plebiscito empiezan a marcar los taxímetros de los acuerdos convenidos en la Habana.