.
ANALISTAS El caso de Herbalife
domingo, 3 de febrero de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Herbalife ha estado ocupando la atención de muchos medios financieros, especialmente después que Bill Ackman, principal de Pershing Square Capital, anunciara que tiene cerca de US$1.000 millones  - 9% de su portafolio- apostando que la acción de Herbalife caería a cero porque, según el, es un esquema de pirámide. 

 
¿Qué es Herbalife? La compañía se creó en 1980 y en el 2004 salió al mercado accionario. Actualmente el valor de mercado sobrepasa los US$4.000 millones. Se define así misma como una compañía de nutrición global. Según documentos de la empresa, emplea 6.000 personas y tiene una red de distribuidores independientes en 88 países donde un alto porcentaje es America Latina y latinos en los Estados Unidos. 
 
¿Qué venden? Básicamente productos de consumo personal, desde suplementos nutricionales hasta cremas. 
 
Pero, el debate no son los productos sino el modelo de negocio. 
 
Para Herbalife y otros inversionistas la compañía es un modelo de mercadeo de multinivel donde el mayor porcentaje de las ventas es consumidores a través de distribuidores independientes. 
 
La compañía se defiende con un estudio de Anne T. Coughlan de la escuela de negocios de Northwestern University que dice que Herbalife es un negocio legítimo de mercadeo multinivel. Citan también la firma Lieberman Research Worldwide que indica que más del 90% de las ventas son a no-distribuidores. Aunque ambos estudios fueron pagados por la misma Herbalife, el CEO Michael Johnson dice que no hubo influencia en los estudios. 
 
Para  Bill Ackman y otros inversionistas Herbalife es un esquema pirámide donde la venta esta sostenida en reclutar nuevos distribuidores. Básicamente, dicen los críticos, las ventas provienen de vendedores que reclutan otros vendedores. Sólo aquellos que están bien arriba en la pirámide, los que empezaron el plan, son los que ganan. Los demás pierden el dinero que pusieron. El sistema colapsaría cuando no existan nuevos distribuidores para reclutar. 
 
Ackman - que ha llevado sus críticas activamente a la televisión- apoya su tesis en un estudio extenso de su firma de inversiones. Su firma tiene intereses en que el precio de Herbalife caiga. Pershing tiene miles de millones apostado a que el precio caerá a cero. Ackman dice que las ganancias las daría a organizaciones sin fines de lucro. 
 
En este cruce de acusaciones, ¿Qué dice el gobiero? Hasta ahora el gobierno estadounidense no esta investigando a Herbalife, ni ha emitido una opinión. Las acusaciones son de algunos inversionistas, no del gobierno. Lo único que se sabe públicamente es de una corte de Bélgica que falló en contra de Herbalife diciendo que es pirámide. La compañía está apelando la decisión. 
 
Tampoco la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) ha dicho que inversionistas como Ackman están manipulando el precio de la acción - que sería ilegal.  
 
Pero, más allá de este cruce de opiniones y acusaciones, esta la discusión -nada nueva- del negocio de mercadeo de multinivel es multimillonario. Mientras unos lo critican otros lo defienden. En el 2011, las ventas directas de persona a persona a través de 16 millones de distribuidores llegó a cerca de 30 mil millones de dólares en Estados Unidos. A nivel mundial hablamos de $194 mil millones de dólares según la Asociación de Venta Directa - son los que representan la industria. 
 
Es una industria donde millones de personas de bajos y medianos recursos dependen. Personas que piden dinero prestado para comprar productos y venderlos de forma directa. El programa es muy popular entre hispanos en Estados Unidos y en Latinoamérica. 
 
El protagonista real de esta historia no son los inversionistas en Wall Street como Ackman y compañía, o Herbalife, sino millones de familias que ponen sus ahorros, se endeudan con la confianza de que el negocio de mercadeo de multinivel es legítimo y que los ayudará en su camino a la prosperidad. 
 
Por eso, la atención de muchos. 
 
Toma nota.