.
ANALISTAS De reconocimiento por el Triángulo Norte: Honduras
jueves, 1 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Habiendo pasado revista por Guatemala, llega el turno de analizar a Honduras como pieza integrante del TLC entre Colombia y el citado triángulo geográfico. Realmente es una historia menos atractiva.

El país gobernado por el presidente Porfirio Lobo es buen productor de café y plátano, y se asemeja a Colombia en el ejercicio agrícola. Aún permanece fresco en la memoria del sector cafetero nacional, cuando a mediados de 2012 se anunció que Honduras había sobrepasado a Colombia en relación con las exportaciones del producto. Sus ventas externas superaban a las colombianas en más de 300.000 sacos.

Igual que con Guatemala, existe alta coincidencia entre la producción hondureña y la colombiana. De nuevo, esa fue la crítica surgida una vez el acuerdo de libre comercio se negoció y puso en marcha. No obstante, al evaluar la balanza comercial entre estos dos actores latinoamericanos, es claro que el desequilibrio favorece en mucho a Colombia, con una cifra de ventas hacia ese mercado que superó los U$185 millones en 2012, mientras las compras apenas fueron del orden de U$9 millones (CIF) -U$8,2 millones (FOB). De acuerdo con la Sieca, el déficit general de la balanza comercial hondureña se situó para enero de 2013, en U$424,3 millones.

Con desventura hay que señalar que el diálogo entre hondureños y colombianos, en términos económicos, sigue siendo frío. Pocos avances a partir de la puesta en vigencia del tratado de libre comercio y uno que otro acercamiento entre ministerios para referirse a posibilidades de nuevos acuerdos en otras áreas y en temas puntuales de inversión. Recientemente se tocó el tema de un posible acuerdo bilateral aéreo de reciprocidad que permita a las aerolíneas de ambos países incursionar con nuevas rutas entre los dos países, pero no prosperaron hechos concretos al respecto.

Considerando estudios recientes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Honduras es uno de los países latinoamericanos de mayor consistencia en relación con el aumento de su población. Es una sociedad con un crecimiento potencial que cada vez va a demandar mayores volúmenes de comercio desde el exterior. Sin embargo, el poder adquisitivo de sus habitantes es tan bajo que poco se apuesta a esta opción desde Colombia. Es quizá la medida que mayor escepticismo genera, pues con sólo suponer ingresos anuales promedio de U$5.000 por persona, a muchos estudiosos de los mercados internacionales les resulta un destino sin atractivo ni aliciente.

No obstante, en los últimos dos años el movimiento de la producción nacional hacia ese país demostró que hay buenas posibilidades de llegar a su territorio. De acuerdo con Proexport, más de 280 empresas de sectores no minero-energéticos tuvieron un comportamiento satisfactorio en sus despachos hacia Honduras. Además, existen casos de compañías colombianas, ahora consideradas transnacionales, que han sabido dar respuesta a las oportunidades dadas con la reformulación del diálogo económico a partir de la implementación del TLC. Varios estudios han señalado dinamismo futuro en las actividades agrícolas, de comunicación, ganadería, intermediación financiera, transporte y almacenamiento, comercio, silvicultura, caza y pesca. Ahí es donde los empresarios colombianos deben poner su atención, pues los estudios y la realidad empiezan a coincidir.