.
ANALISTAS Cese el fuego bilateral
martes, 18 de septiembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los colombianos que desconfiamos del éxito de las riesgosas negociaciones de paz en marcha, encontramos en ellas dos temas clave, trascendentales, que cese el fuego bilateral y la dejación de las armas de las Farc.

Hasta ahora ha sostenido el presidente Santos que el cese al fuego bilateral no se impartirá antes de finalizar las negociaciones de paz con las Farc, porque para Colombia también vale aquello de que “nada estará aprobado hasta que todo haya sido negociado”.  

 Los voceros de las Farc insisten, sin embargo, que las negociaciones van a iniciarse el próximo 8 de octubre por la discusión de este controvertido tema y con la todavía más absurda idea de sentar a “Simón Trinidad” en la mesa de negociaciones. ¡Desagradables sorpresas para iniciar!   

Autorizados analistas estiman que un cese el fuego anticipado de parte del Gobierno sería fatal para Colombia, porque las bandas criminales, las mafias, el ELN, los narcotraficantes y hasta grupos mimetizados de la misma guerrilla, se aprovecharían de esta situación para continuar y fortalecer sus actividades criminales y políticas.

Si mal no recuerdo, durante la paz del expresidente Andrés Pastrana, las Farc pasaron de contar con un grupo de unos 12 mil guerrilleros hasta llegar a los 20.000, cuando se rompieron unas negociaciones ya sin rumbo para los colombianos, las cuales envalentonaron tanto a las Farc que creyeron tener fuerza suficiente para tomarse el país por las armas.

Más grave aún, temo que se repita el mismo error de la paz del presidente Belisario Betancur, quien redujo los presupuestos de las Fuerzas Armadas tan exageradamente,  que puedo dar fe de una empresa que donó varias veces dinero para que les enviaran a las familias los cadáveres de soldados muertos.  El Ejército estaba en la inopia.

Esta indefensión de la ciudadanía, esta ausencia tanto del Estado como de las Fuerzas Armadas por doquiera,  fue la madre indiscutible de las autodefensas, porque aquí también se aplica la ley de la física que dice que “a toda acción corresponde una reacción igual y de sentido contrario”. Esto podría repetirse ahora.

La conclusión evidente: Cesar el fuego debería ser unilateral de parte de las Farc. Y el Estado debería proteger aún más las Fuerzas del Orden de las injusticias de la  Justicia politizada e ideologizada con el fuero militar.  

Y algunas pregunticas para rematar. ¿Qué significa para las Farc dejar las armas? Dejar escondidas las armas no es lo mismo que entregarlas. ¿Cuánto durarán las “negociaciones” para el Gobierno y las “conversaciones” para la guerrilla?  Al decir del guerrillero “Granda”, podrían concluirse muy pronto,  siempre y cuando el Estado acepte y realice las propuestas de las Farc. ¿Cómo se financiaban las Farc, si como ellos afirmaron desde Cuba, no narcotraficaban, ni secuestraban, ni extorsionaban? ¿Quién los financiaba?