.
ANALISTAS Bienvenida la innovación en la educación brasileña
martes, 11 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los sistemas educativos en América Latina están gradualmente incorporando más innovación -algunos más, otros menos-. Pero en el caso de Brasil, parece más una invasión de innovación y nuevas tecnologías.

Cada año, en la ciudad de San Pablo se realiza el LearnFest, una conferencia de alcance global que busca promover la innovación educativa a través del emprendimiento y la tecnología. Su organizador, Russell Goldman, se muestra optimista sobre el futuro. “Brasil lidera hace tiempo la agenda digital, pero en los últimos 5 años ha visto una explosión en la actividad emprendedora. Una revolución que comenzó con una nueva ola de iniciativas de comercio electrónico, desarrolladores e incubadoras de ecosistemas y que ahora está llegando a industrias reguladas y de impacto como la educación y la salud”, explica. “Es emocionante e inspirador al mismo tiempo”.

El sistema educativo brasileño presenta una urgente necesidad de mejora, con una calidad que sigue siendo baja para demasiados alumnos. En las últimas pruebas Pisa, Brasil obtuvo 391 puntos en matemática, en contraste con la media de 494, mientras que en ciencias registró el segundo peor desempeño entre los países evaluados. Y en lectura, el país sacó 410 puntos, 80 por debajo de la media. De acuerdo a Pisa, el promedio de alumnos de 15 años con déficit en habilidades básicas para leer alcanza al 50% -en contraste con 19% registrado en otros países de la Ocde. 

Estos números son preocupantes, la educación brasileña no logra seguir el ritmo del progreso económico del país. La clase media se ha expandido del 38% de la población total al 50% en sólo una década. Sin embargo, las realidades socioeconómicas siguen siendo determinantes en la calidad educativas de los estudiantes. La deserción escolar es todavía un desafío, especialmente en alumnos de menores ingresos: solo 23% de los estudiantes del quintil más pobre se gradúa de la escuela secundaria. Además, únicamente 11% de los adultos brasileños cuentan con estudios postsecundarios, lo que dista mucho de los promedios de la Ocde.  

Este punto fue comentado este año en LearnFest por Denis Mizne, Director Ejecutivo de la Fundacao Lemann. Fundada en 2002 por el exitoso empresario Jorge Paulo Lemann, la Fundación promueve tecnologías y técnicas innovadoras de alto impacto sobre los resultados educativos. Mizne dejó claro que las currículas necesitan adaptarse al siglo XXI si quieren ser efectivas. “Como hemos visto en otros sectores, la tecnología pronto saturará todo”, argumentó, “las escuelas, los padres y los estudiantes -el ecosistema educativo completo”. Y agregó: “en Brasil, tenemos lo básico: infraestructura, docentes, menús escolares, transporte, pero necesitamos que los estudiantes aprendan, y es aquí donde la innovación realmente puede agregar valor”.

El estadounidense Ky Adderley es otro ejemplo de la cultura innovadora que invade Brasil. Adderley comenzó como docente en Washington D.C. y fundó su primera escuela chárter a los 30 años en Brooklyn, New York. Más tarde, en 2011, llevó su experiencia a Río de Janeiro, donde trabajó con los locales Sistema Elite y Gera Ventures para replicar el modelo de escuelas. “Personalización, educación combinada, y currículas adaptables están presentes en todo debate aquí en Brasil”, explica. 

Como en todos los países latinoamericanos, el rol de los docentes es fundamental en el debate sobre calidad educativa. Rafael Parente, quien fue vice Ministro de Educación de Río de Janeiro, argumenta que para mantener estos cambios, la formación y entrenamiento docentes también deben incluir las habilidades “blandas”-trabajo en equipo, pensamiento crítico, y adaptabilidad- que el mercado laboral demanda de los estudiantes. 

En efecto, en Río, el gobierno municipal ha hecho un esfuerzo integral a través de una serie de iniciativas para incorporar en sus docentes las ventajas del cambio y la adaptación - como paso previo a cualquier lección de tecnología. Parente señala que los docentes son desafiados por estos cambios empezando por el hecho de que no empezaron sus carreras como nativos digitales. Pero al mismo tiempo, aún son lo suficientemente jóvenes -la mayoría entre 30 y 45 años de edad- como para aprender nuevas formas de hacer las cosas. 

Una de las claves del caso de Río, como en tantos otros lugares, fue involucrar a grupos de la sociedad civil en la estrategia. En palabras de Parente, “la innovación se expande en todo Brasil pero aun necesitamos más presión desde la base de la pirámide, desde la sociedad civil, ONGs, y presión sobre los líderes políticos para continuar impulsando la reforma”.

Adderley concluye: “Los brasileños aún no están lo suficientemente indignados con la baja calidad de la educación” ni reclaman lo suficiente a sus dirigentes políticos. “Aún necesitamos más de eso en Brasil”.