.
ANALISTAS Alternativas para el pago del PIC 2014
lunes, 27 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fieles a los propósitos de definir las políticas que nos acompañarán a lo largo de este año en materia económica y de retribución, durante la semana que acaba de culminar, en la sede de la Federación Nacional de Cafeteros, se llevaron a cabo diversas, intensas y sustanciales reuniones para llegar con el aporte de las ideas de todos los asistentes a la mejor forma de distribuir los recursos que el Gobierno Nacional y el Congreso de Colombia asignaron para el PIC del presente año, cuyo único propósito es mejorar el ingreso al productor de café, para lo cual fue concebido.

Para ello hemos estudiado varios sistemas o formulas de ejecución para este apoyo durante con el ánimo de arribar a un acuerdo sobre la forma más transparente y eficiente de entregar esta vital e importante partida que se ha asignado a las familias cafeteras para esta vigencia, y que el año anterior reconoció la grave situación por la que atravesaron los caficultores de Colombia producto del bajo precio interno y de la coyuntura internacional por todos conocida. Pero como no podemos permitir que este dinero se quede entreverado en las manos, o mejor, en los bolsillos de diversos intermediarios, de tramitadores, o de los timadores profesionales que como buitres han aparecido en este mercado, se han tomado las medidas correctivas que quieren zanjar de manera definitiva esta situación.

Sin duda nos ha tomado tiempo porque se debe escuchar los argumentos de cada una de las partes, de ceder en posiciones u opiniones previas, porque ya no estamos en la etapa del debate inane de establecer la paternidad, que es un hecho notorio, de este oportuno y valioso aporte, como tampoco estamos en el trance de las comitivas con electores cautivos, para llevarlos con la ilusión del reclamo y con la arenga de la descalificación ligera sobre el trabajo de muchos, a las urnas en próximo mes de marzo. Por el contrario, ahora nos encontramos en otro estado, acaso más pertinente y serio que consiste en lograr que, para decirlo con un término coloquial, la criatura camine y se abra paso hacia el fin para el cual fue creado, lo cual nada más ni nada menos es aliviar el bolsillo del productor.

Durante estas semanas de deliberaciones han elevado su voz cafeteros de todo el país, elegidos por otros cafeteros para que los representen ante los órganos gremiales, tanto para situaciones ordinarias como para definiciones extraordinarias, como la que nos ocupa. Estos cafeteros y todos los que quieran participar para mejorar, fortalecer o proponer reformas a la institucionalidad cafetera, podrán estar presentes en las elecciones cafeteras del segundo semestre del año, aspecto que dice mucho del carácter incluyente y respetuoso por el que nos regimos.

Después de varias discusiones y de los análisis realizados, estamos muy cerca de tomar un camino que refleja la realidad puntual con la que nos enfrentaremos en este 2014. En este camino debemos considerar varios principios básicos solicitados por los productores: En primer lugar que favorezca y de prioridad a la PRODUCTIVIDAD que es uno de los pilares más fuertes de la competitividad; en segundo lugar que simplifique los procesos para que TODOS los productores puedan acceder de manera directa a su ingreso PIC. Tercero, que sea VERIFICABLE Y TRANSPARENTE, evitando así que los recursos dirigidos a productores se desvíen a actores inescrupulosos que falsifican o alteran facturas, recirculan inventarios o traen café de contrabando. También se requiere que los cafeteros reciban su ingreso de manera OPORTUNA, de tal forma que alivie el apretado flujo de caja del cafetero para que pueda realizar a tiempo sus labores de mantenimiento y fertilización antes de las cosechas y que al propio tiempo alivie la estacionalidad que en este tipo de programas tiende a favorecer mas a unos que a otros. Esta oportunidad se traduce en que cada caficultor sabrá cuánto será su ingreso total anual PIC y cuándo se le girará, lo cual se podría en tres o cuatro contados directamente a la cédula/tarjeta cafetera o a la cuenta que señale el caficultor.

A todas luces resulta evidente que la prioritaria distribución de los recursos disponibles es una tarea indispensable y urgente a realizar. Los productores saben que existen y los están esperando. Lo anterior no implica que la Federación renuncie ni siga planteando soluciones estructurales a los retos de la caficultura, soluciones que hemos construido conjuntamente y las cuales se sintetizaron en el documento presentado al Pacto Nacional Agropecuario.

Por último quisiera reiterar, que aspiramos llegar a proponer a una fórmula que refleje la estructura productiva de las plantaciones, es decir que considere la edad, variedad, luminosidad - sol o sombra - y densidad. Así se premia la productividad y también a los cafeteros que más esfuerzo y recursos han invertido en sus plantaciones.

Como todos los trabajos de nuestro gremio son construidos sobre bases comunes y además democráticas, es saludable recordar en este momento esta reflexión del reconocido historiador británico Tony Judt en cuya aparente sencillez se oculta tanto su contundencia como su profundidad: "Toda empresa colectiva requiere confianza. Desde los juegos infantiles hasta las instituciones sociales complejas, los seres humanos no podemos trabajar juntos si no dejamos de lado nuestros recelos mutuos. Una persona agarra la cuerda, otra salta. Una persona sujeta la escalera, otra sube".

Estamos todos, qué duda cabe, del mismo lado, y nos rige el mismo propósito y nos hermana la meta en común de una eficaz y oportuna distribución del PIC para este 2014, lejos de las manos corruptas y del oportunismo político, pero cerca de la justa y eficaz distribución.