Entre las más populares se encuentran la mediterránea, la paleo, la intermitente, la cetogénica y las tipo detox

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Es común que se hagan dietas esperanzados en los resultados, sin embargo, en algunos casos estos tratamientos no funcionan por más estrictas que sean las personas; lo anterior se debe a que cada cuerpo es diferente y los procesos metabólicos no funcionan igual.

Así pues, LR consultó con expertos nutricionistas y dietólogos para saber los pros, los contras y los puntos a tener en cuenta al momento de realizar alguna de las dietas que están de moda entre las que se cuentan la Paleo, Intermitente, Mediterránea, Cetogénica y las tipo detox.

Al respecto, Isaac Kuzmar, médico nutriólogo, explicó que “una dieta debe incluir todos los grupos de alimentos, teniendo en cuenta su distribución en el día, la velocidad a la que los absorbe el cuerpo y las cantidades para garantizar el éxito”.

Además es clave que las dietas sean hechas y diseñadas no solo por un profesional en nutrición, sino también por un médico y en algunos casos de la mano de un profesional de actividad física, explicó Olga Lucía Pinzón, nutricionista y profesora de la Universidad del Rosario, quien agregó que “el acompañamiento debe ser integral. Cada profesional tiene competencias distintas que se deben integrar para lograr un adecuado estado de salud y nutrición”.

Por otra parte, Carlos Mendivil, médico diabetólogo, doctorado en bioquímica nutricional y profesor de la Universidad de los Andes, afirmó que para todo tipo de dietas es de gran importancia tener un consumo regular de elementos como “agua, mínimo se debe consumir nueve centímetros cúbicos de agua por kilo de peso. No pueden faltar las grasas esenciales de las que se necesitan unos 10 gramos diarios; las proteínas deben ser un gramo por kilo al día; y todo esto si hay una función renal normal”.

De igual forma, Iván Yunis, médico, profesor de Harvard y creador de Vitapp, resaltó que “generalmente la gente que hace muchas dietas y salta de un extremo a otro tiende a tener problemas de salud a largo plazo, por lo tanto no es una buena idea hacer una dieta esperanzado en los resultados. Lo primero es establecer por qué necesito la dieta, ya que hay algunas que son para bajar de peso y otras para mejorar el estado de salud a nivel general”.+

Mediterránea

No es una dieta cuantitativa, es decir, no se limita por cantidades sino por la calidad de los alimentos que se ingieren. En cuanto a los carbohidratos, estos deben ser de gran calidad, es decir que tengan bajos indices glucémicos; además recomiendan ingerir abundantes vegetales y aceites ricos en grasas monosaturadas.

En cuanto a la pérdida de peso, Mendivil aseguró que no es muy eficiente, sin embargo, es muy buena para reducir los riesgos cardiovasculares que pueden desarrollar problemas mayores a largo plazo. Kuzmar agregó que debe ser “rica en vegetales, frutas, granos enteros, fríjoles, frutos secos, semillas y aceite de oliva. Debe haber más consumo de aves y limitando las carnes rojas”.

Intermitente

Diana Gamba, nutricionista y dietista de la Universidad Nacional, señaló que esta dieta da ocho horas de las 24 del día para comer todo lo que la persona requiera y las 16 restantes no se puede comer nada. Según la profesional esta dieta no es recomendada para niños y adultos mayores, así como tampoco para pacientes diabéticos dado que se pueden descompensar.

Si bien es rápida para la pérdida de peso, no hay estudios que indiquen con exactitud los resultados y las afectaciones a la salud en el largo plazo; además, puede producir gastritis, pero no en todos los casos, sino en aquellos que hay una predisposición de estos cuadros o en personas con alto consumo de alcohol .

LOS CONTRASTES

  • Isaac kuzmanMédico Nutriólogo

    “La composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona y aspectos como la edad, sexo, entre otros”.

  • Carlos Mendivil Médico diabetólogo y doc. nutricional

    “La dieta debe tener la carga proteica. Hay muchos vegetales con proteínas, pero no es lo mismo; esta es menos rica en aminoácidos esenciales para el cuerpo”.

Paleo

Esta dieta está basada en la que manejaban nuestros antepasados entendiendo que no tenían alimentos como cereales, legumbres y frutos secos. Según Lina Cano, nutricionista de la Universidad El Bosque, esta dieta “se basa en que estamos genéticamente adaptados para comer lo que comían nuestros antepasados del Paleolítico: carne, verduras, pescado, frutas y es mejor evitar lácteos, legumbres y cereales”.

Tiene un parecido con la cetogénica pero esta es un poco menos eficaz en la pérdida de peso y al ser menos restrictiva con los carbohidratos puede ser más sostenible en el tiempo en cuanto a la estabilidad nutricional que le brinda a la persona.

Cetogénica

En este método se restringe el consumo de carbohidratos a menos del 50 gramos al día en total; Mendivil aseguró que “tiene eficacia al corto plazo, pero no hay estudios a largo plazo de los resultados en el peso y otros parámetros”. En este tipo la principal fuente energética son las grasas, por lo que al quemar las reservas adiposas del cuerpo se va perdiendo peso, explicó Gamba.

De igual forma, las opciones para comer son limitadas y dado que aumenta la producción de las aminas blátiles puede producir mal aliento en algunas personas; no en todos los casos. Por otra parte, Pinzón expone que esta dieta mal aplicada puede generar enfermedades cardiacas delicadas.

Detox

Una dieta que se ha masificado por medio de redes sociales consiste en hacer jugos o batidos para limpiar el cuerpo; sin embargo, realmente no es un plan de alimentación completo. Pinzón dijo “ permite hidratarse, pero no está demostrado que tenga la capacidad de eliminar toxinas de forma natural; adicionalmente, al licuar y colar los batidos se pierden muchos de los beneficios de los productos que incluye, por lo que se sugiere el consumo de la frutas y verduras enteras.

Es importante resaltar que en algunos vegetales al pasarlos por calor se pierden las propiedades”. Así, estas dietas no son las indicadas para perder peso ni para suplir la alimentación necesaria por sus componentes.