La marca, creada por las diseñadoras caleñas Adriana Arboleda y Johanna Ortiz, fortalece su apuesta por el slow fashion

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

En un mundo en el que cada vez más marcas apuestan por el fast fashion, las diseñadoras caleñas Adriana Arboleda y Johanna Ortiz quieren que su enseña de moda Pinkfilosofy le apunte al slow fashion.

Es precisamente ese concepto el que recoge la nueva colección, llamada A-temporal, en la que son protagonistas las siluetas minimalistas y monocromáticas, los básicos elevados, pero que evocan simplicidad en una gama de tonos suaves desde los arenas hasta los tierras, y los textiles y estampados amigables con el medio ambiente.

Muestra de esa atemporalidad son dos de las novedades de Pinkfilososfy: los blazers y las guayaberas, prendas que se tomaron esta colección. Así lo señaló Adriana Arboleda, una de las fundadoras de la marca.

¿Cuál fue la inspiración para esta colección?

Nos inspiramos en la atemporalidad de esas prendas que queremos usar hoy y siempre. Pinkfilosofy es una marca que no es fast fashion, que promueve el slow fashion, es decir, que tengas una prenda en el clóset por 10 años y la puedas seguir usando en cualquier temporada. Que puedas hacer capas y usar en cualquier temporada: si es verano, que no te pongas nada por debajo, pero si es invierno, la puedas usar con mas cosas encima. Además, que se pueda usar a cualquier edad, pues nuestras prendas son ageless, sirven como fondo de clóset para cualquier mujer que quiera sentirse linda y cómoda y que pueda usarlas para cualquier actividad y pueda estar bien vestida.

¿Qué novedades trae A-temporal?

Cogimos la guayabera y la reinterpretamos. Una guayabera es lo más atemporal que hay. Hicimos vestidos, blazers, pantalones, piezas atemporales traídas a hoy en flores y una gama de colores que son considerados atemporales y no están ligados a una tendencia especifica, pero son tonos que quedan bien en cualquier momento y a cualquier mujer. Tenemos muchos linos y telas naturales, además de nuestros dénims, sobre los que hicimos una investigación larga para que no contaminaran. Los hacemos con materias primas ecológicas, los procesos de tintura no usan químicos. Somos una marca de moda ética pues como va el mercado no es sostenible.

¿Por qué incursionaron en los blazers?

Es una prenda atemporal y masculina, pero la llevamos a lo femenino. Tiene toda la construcción para llevarla al cuerpo de mujer.

Pinkfilosofy llega a varios mercados internacionales, ¿qué la hace tan apetecida?

Este año fue muy interesante para Pinkfilosofy, le estamos vendiendo a Harvey Nichols, a Bloomingdale’s y hemos llegado a Dubái y Kuwait. Hemos ido conquistando mercados internacionales gracias a nuestro concepto de marca, pues en el mundo están pidiendo este tipo de productos que resuenan con lo que está pasando: con esa conciencia ambiental.

LOS CONTRASTES

  • Cristina CabarcosExperta en moda

    “La nueva tendencia es hacer compras conscientes, que nos permitan llevar piezas por muchas temporadas. Las piezas atemporales de Pinkfilosofy son fondos de armario, vigentes siempre”.

Estamos en conversaciones con un representante internacional que quiere llevar la marca a muchas partes.

¿A cuáles mercados les gustaría llegar?
Pinkfilosofy es perfecta para el norte de Europa: Dinamarca, Noruega, Holanda y Alemania. Siempre pensamos que los mercados interesantes son París, Milán y Nueva York, pero cada uno tiene su ADN. El norte de Europa cuenta con países más conscientes ambientalmente. Con esto no estoy diciendo que no quiero entrar al mercado americano, pero le apunto más a a Seattle o a California, a un público que es super ecológico.

¿Qué planes tienen para 2020?

Estamos trabajando con la Cámara de Comercio de Bogotá porque están trayendo a un grupo de diseñadores internacionales de primer nivel para hacer procesos de capacitación e intervención. Es gente que ha trabajado en Gucci o Hermès y estamos trabajando de la mano con ellos para la nueva colección, que se presentará en el marco del Bogotá Fashion Week en mayo.