.
CULTURA Los detalles del “El Chino”, fotógrafo de Pablo Escobar, en libro de Alfonso Buitrago
sábado, 16 de octubre de 2021

Edgar Jiménez es el personaje principal del fotolibro que lanzará el periodista, un título que se mete en la época más oscura del país

Édgar Jiménez Mendoza, conocido como “El Chino”, amigo y fotógrafo personal del extinto capo Pablo Escobar, guarda en su archivo un detrás de cámaras que logra detener un período de la historia de Colombia, marcado por la mezcla entre política, violencia y narcotráfico, consecuencia del accionar criminal de la mafia y de la fallida guerra contra las drogas.

Como fotógrafo de la mafia, retrató durante más de una década todo tipo de encuentros y celebraciones, y fue uno de los coordinadores de la campaña de Escobar al Congreso.

Alfonso Buitrago, periodista y escritor de “El Chino” es el encargado de plasmar esta particular historia de vida a través de un foto libro en el que detalla todos los relatos de vida de este reportero visual.

Con la preventa del fotolibro, a través de una campaña en Vaki, se busca apoyo de los lectores para imprimir la publicación y dar a conocer el archivo de “El Chino”.

El fotolibro cuenta con la curaduría de imágenes del fotógrafo estadounidense Tom Griggs, la edición y diseño del artista Santiago Rodas y la experiencia y el cuidado editorial del equipo de Universo Centro.

Este libro es un intento por proponer una nueva narrativa sobre la compleja relación con el narcotráfico y de darles un orden al archivo y a la historia de él, con detalles de su vida y una selección de sus fotos, que incluye su paso por la Anapo, el M-19 y como pionero de la fotografía porno. En suma, es una apuesta por construir memorias de esta época y de Medellín iluminando su cuarto oscuro.

¿Cuál fue el reto más grande que tuvo a la hora de escribir este libro?

Lo más retador fue volver a hablar sobre Pablo Escobar a partir de un personaje que es muy desconocido. Un sobreviviente de esa época y encontrar en su historia múltiples explicaciones de lo que pasó en el narcotráfico de los 80 y 90. Este personaje claramente le da una luz nueva a una historia repetida pero que aún brinda explicaciones.

¿Cuántos libros ha publicado hasta ahora?

Este es mi tercer libro. En estos momentos estamos en una etapa de preventa.

Antes de iniciar pandemia yo me había ganado una beca con la alcaldía de Medellín, la cual me permitió iniciar con la redacción del libro.

Por problemas de contingencia y demás, se redujeron presupuestos para seguir con su escritura. Sin embargo, se proyecta que salga a final del año. Este libro se realizó en compañía de la editorial Universo Centro, el cual inició como un medio local de Medellín y este año inició su propuesta como editorial. Para ellos es el segundo libro que publicarán.

¿Cómo fue el desarrollo de este libro?

Yo conocí a “El Chino” en una reportería que hice con el periodista estadounidense Jon Lee Anderson. En esos momentos existía una proliferación de “narcotours” que habían surgido luego de las series de Netflix relacionadas con el tema. Eso impulsó el turismo del narcotráfico.

En esta experiencia me di cuenta que el fotógrafo Jiménez conservó gran parte del archivo creando un retrato muy íntimo de esa época. Yo desde ahí llevo tres años escarbando en la vida de Édgar Jiménez, he recorrido toda su vida, los lugares donde ha estado. El perfil de “El Chino” permite retratar una época en la que Medellín se vio envuelta en ese negocio criminal desde muchas esferas.

¿De qué forma lo marcó tener una relación tan cercana con “El Chino”?

Él es una persona de 71 años. Yo dejé de verlo durante la pandemia, pero realmente he hecho una amistad. Lo admiro bastante por ser un representante de la clase trabajadora.

Lo que pasó en Medellín fue algo totalmente seccional donde la generación del chino se vio envuelta y él precisamente encarna a esos sobrevivientes.

¿Qué particularidad de tipo laboral tuvo a la hora de realizar un libro sobre Jiménez?

Mi trabajo es periodismo narrativo. Ya había escrito sobre un fotorreportero de guerra Albeiro Lopera. Con ese libro había entendido que los fotógrafos eran testigos excepcionales de lo que nos había pasado.

Con “El Chino” cuento la historia de un fotógrafo inadvertido que podía estar en reuniones de los peores criminales de este país, estar ahí y poder dejar un registro inaccesible para otra persona. Fue un gran reto hacer un perfil profundo de periodismo de no ficción, un perfil que consigue estar en la intimidad de la organización criminal más conocida que ha tenido Colombia en los últimos 40 años.

Otro reto profesional fue hacer un fotolibro periodístico de un militante quien fue parte del M19. Jiménez fue cercano a la desmovilización y fotógrafo de campañas políticas.

Fue intermediario de conversaciones que tuvieron lugar entre el capo y dirigentes del M-19 y aun así fue un personaje muy anónimo que no tenía ambiciones de sobresalir y que siempre entendió su trabajo como alguien al que le pagaba por tomar fotos.

(Haga click aquí para la preventa)

MÁS DE OCIO

Salud 26/11/2021 Variante de Covid 19 ha sido registrada por científicos desde Botswana, Sudáfrica

Reino Unido ha tomando medidas para prevenir la propagación. Restricciones de vuelos y cuarentenas a los viajeros son algunas

Tecnología 29/11/2021 Recomendaciones para tener presente a la hora de realizar compras de forma online

La plataforma Aeropost.com menciona algunos productos de temporada que están en su plataforma disponible para las festividades

Cultura 29/11/2021 ¿Por qué la música en vinilo es tan costosa?, sus precios están en máximos de 50 años

Escuchar algún artista en este formato ya no es solo para coleccionistas. Hasta Balvin busca salir a la venta en acetato, pero los precios son muy altos

MÁS OCIO