.
OCIO Debate por patentar creaciones culinarias
lunes, 15 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

¿Quién creó la paella? ¿Es cierto que el general Tomás de Zumala Cárregui fue quien hizo por primera vez la tortilla de patatas “por necesidad”? ¿A quién se le ocurrió cocinar el gazpacho?

Hoy día se registra casi todo, cualquier diseño, cualquier utensilio; se pagan cánones por el disfrute de piezas musicales, obras literarias... pero, ¿por qué entonces no se protege la gastronomía mediante el registro de los platos gourmet o se reclaman derechos de autor? 
 
El prestigioso cocinero Quique Dacosta, uno de los máximos representantes españoles de la cocina de vanguardia, ha sido el encargado de abrir el debate y lo tiene muy claro: “No hay hábito, pero sería conveniente empezar a registrar los platos, aún hoy día no sabemos ni quién inventó la tortilla de patatas”, asegura.

Mientras disfruta de sus tres estrellas Michelin, y con su restaurante de Denia a tope, Dacosta considera que “los chefs no han protegido hasta ahora sus creaciones porque la cocina es un código abierto de información, con gran capacidad divulgativa gratuita, ya que las recetas pasan incluso de padres a hijos”. Pero alerta sobre la falta de ética y, sobre todo, del peligro para el creador cuando entra en escena la gran industria.

Su cubalibre de foie gras, sus bosques animados o sus gallinas de los huevos de oro se cocinan por medio mundo, en muchos casos de forma pirata, sin citar el autor. La solución es registrar los platos gourmet, ¿pero se puede cobrar un canon por unos huevos fritos de diseño?

“Sería sencillo registrar cualquiera de los platos, con el mismo patrón que se hace con otras cosas, aunque sería muy costoso”, afirma el laureado cocinero tras presentar su ponencia sobre protección gastronómica en la cumbre 10 Años de Diseño Comunitario, organizada por la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), con sede en Alicante, esta semana. Y es que Quique Dacosta realiza más de cien nuevas creaciones al año, y asegura que si quisiera registrar todas le costaría más de 200.000 euros. La OAMI se hace eco de la polémica abierta en su congreso y considera que el registro gastronómico repercutiría positivamente en la cocina y en la economía europea, pero no tiene por ahora ninguna iniciativa particular en este sentido. En sus diez años de existencia han recibido ya más de 700.000 solicitudes de diseños de todo tipo, muchas relacionadas con el mundo gastronómico, pero platos como tal aún no se ha registrado ninguno.

Un objetivo falto de precisión jurídica

Es complicado con la actual normativa europea registrar un plato por la variedad de ingredientes que puede llevar. Se puede registrar, por ejemplo un postre, una tarta con ornamentación, pero debe ser algo muy concreto”, destaca Stefan Martin, miembro de las Salas de Recursos de la OAMI, quien también considera que para un chef sería muy caro patentar todas sus creaciones. “Lo ideal sería registrar una sola creación al año, el mejor plato, aunque los cocineros ganan más con sus planes divulgativos, agregó Martin.

La opinión

Quique Dacosta
Cocinero español de Vanguardia
“Los chefs no han protegido hasta ahora sus creaciones porque la cocina es un código abierto de información, con gran capacidad divulgativa gratuita”.

MÁS DE OCIO

Turismo 25/09/2021 Estas son las zonas autorizadas para practicar deportes extremos en Colombia

Rápel o rafting son algunas de las actividades que más se buscan cerca a las grandes ciudades como opción del fin de semana

Literatura 27/09/2021 Conozca los mejores libros del año según el listado realizado por Financial Times

Los finalistas fueron elegidos por altos ejecutivos de multinacionales y académicos

Cultura 26/09/2021 Juan Gabriel Vásquez ganó el premio a la mejor novela en la Bienal de Mario Vargas Llosa

El escritor bogotano nacido en 1973 fue galardonado por ‘Volver la vista Atrás’, una novela sobre el director de cine Sergio Cabrera

MÁS OCIO