Los artesanales dan más estatus

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El reloj siempre será un accesorio indispensable que no puede faltar en nuestro outfit diario, por lo que a la hora de comprarlo, es necesario tener en cuenta características especiales como la marca, el color, el tamaño y el mecanismo en su interior .

Aunque esta última característica sea probablemente la que menos tengamos en cuenta, de acuerdo con Andrés Rubio, gerente comercial de Orient Colombia, “al momento de identificar cuál es el reloj más apropiado para cada persona es importante entender la diferencia entre ambos tipos de maquinarias o movimientos: relojes de cuarzo o ‘quartz’ y los automáticos”.

Los de cuarzo son más livianos y más baratos de producir, pero cuando el mecanismo se avería a veces es complicado conseguir repuestos para modelos viejos. Por lo que suelen ser producidos en mayores cantidades por las marcas de relojes fast fashion, pues lanzan nuevos modelos cada temporada (otoño, invierno, primavera o verano) y por lo tanto no son productos pensados en tener una vida útil muy larga.

En cambio, los relojes automáticos son tecnológicamente más avanzados y están compuestos de más de 100 piezas que solo pueden ser ensambladas de la mano de artesanos relojeros. Por ello otorgan elegancia y distinción a quien los porta, dijo Rubio.

Los automáticos, “al ser una pieza comparable con una obra de arte da más estatus”, señaló el experto. Esta característica atrae más a los amantes de los relojes clásicos, sin embargo los de cuarzo son más funcionales.