.
OCIO Corazón de atleta
viernes, 12 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Alexander Obando

Por momentos parece no tener sentido que un deportista ‘consagrado’ fallezca repentinamente de un infarto o que padezca alguna enfermedad coronaria, pero sucede, y la conclusión de algunos es que correr puede ser peligroso para el corazón. Durante una competencia puede latir de manera irregular y la presión sanguínea aumentar hasta niveles de riesgo.

Es fácil ignorar los síntomas de advertencia, pero en general, las personas que corren regularmente, incluidos aquellos con antecedentes cardiacos, tienen menos probabilidades de sufrir un infarto que si no practicaran deporte. En otras palabras, el riesgo es no hacer deporte. Está demostrado que hacer ejercicio de forma regular contrarresta cualquier problema del sistema circulatorio.

El corazón es un músculo que se debe ejercitar para fortalecerlo, de manera que cada vez necesite menos esfuerzo para su funcionamiento. Dicho acondicionamiento se puede lograr con una actividad física relativamente moderada, es decir, hacer ejercicio sin exceder nuestros límites según factores como edad y condición física. Un corazón fuerte puede bombear en 50 latidos la misma cantidad de sangre que el corazón de una persona sedentaria en 75; así, el ritmo cardiaco en reposo de un corazón en muy buenas condiciones es más lento.

De todas maneras, hay que recalcar que existen factores de riesgo que el ejercicio no puede alterar; por ejemplo, la herencia familiar. También hay personas de edad media o avanzada que aunque no tienen una predisposición clara a una condición cardíaca, han llevado una vida sedentaria durante años. Para ellos es recomendable un examen médico antes de poner a prueba su capacidad, porque hay que evitar la posibilidad de un infarto como resultado de un esfuerzo.

Además hay atletas que subestiman el entrenamiento, la competencia y a sus rivales. Concluyen que la carrera es fácil porque otros ‘con menos capacidades’ logran buenos resultados. De repente, sienten la presión de rendir más e intentan algo para lo que nunca han entrenado. Ayudados a veces por el calor y la deshidratación, mueren con los tenis puestos y terminan su carrera-en el peor de los casos-con un infarto. Prevenir este tipo de accidentes requiere de un programa de entrenamiento que comienza mucho antes de la carrera. Preparar los músculos (incluido el corazón) para un esfuerzo considerable debe realizarse con precaución y teniendo en cuenta nuestra historia deportiva o la ausencia de ésta. Para lograr nuestras metas hay que entrenar con un plan acorde a nuestros objetivos y capacidades, seguir una buena dieta, hidratarnos permanentemente y respetar las horas de sueño.

MÁS DE OCIO

Gastronomía 25/09/2021 Oda le apuesta a renovar cada vez más su carta de autor con diferentes opciones

Uno de los lugares que recién abrieron ha destacado por su constante renovación, el cual lidera el chef Jeferson García

Tecnología 28/09/2021 ¿Cómo TikTok llegó a 1.000 millones de usuarios activos al mes en todo el mundo?

La plataforma de entretenimiento necesitó de menos tiempo que sus competidores para sumar una audiencia de millones de personas

MÁS OCIO