Está elaborado con uvas minuciosamente seleccionadas de las variedades Parellada y Xarel lo de la finca familiar en Sant Quintí

Expansión - Madrid

Este 2020 no nos lo está poniendo fácil, pero hay que buscar algún motivo para brindar. Y entonces, descorchar un Can Sala 2008, el cava al que la publicación especializada The Drinks Business ha otorgado la calificación de mejor vino del año tras una cata a ciegas con un jurado experto.

Un color amarillo intenso, una burbuja fina y elegante, pinceladas de compota y frutas maduras (destacando el melocotón), un cava largo y con cuerpo que ha seducido al jurado del Global Sparkling Wine Masters. Este certamen, auspiciado por la revista británica especializada The Drinks Business, ha otorgado reconocimiento y todo tipo de parabienes al cava Can Sala, elaborado por Vins Ferrer y distribuido por Freixenet.

Tras dos días evaluando centenares de espumosos de todo el mundo, el jurado, formado por los expertos Patrick Schmitt, Michelle Cherutti-Kowal y Simon Field, quedó impresionado por la “profundidad de sabor” y sus “capas de caracteres complementarios”. Tanto, que decidieron elegirlo como mejor vino espumoso del año 2020 y con tan altas puntuaciones que logró la calificación de Sparkling Wine Master, un reconocimiento que ningún espumoso logró conseguir el año pasado.

“La calificación de Master sólo la alcanzan los vinos que según el jurado tiene una calidad excepcional y que puntúan con una calificación próxima a 100”, afirmó Josep María Ferrer, CEO de Vins Familia Ferrer. Este es el primer espumoso español con este premio.