.
MODA

¿A Dónde van las celebridades a arreglar sus zapatos en una zona de Reino Unido?

jueves, 11 de agosto de 2022

El trabajo es altamente calificado y laborioso. La jefa de pintura Andreia Pacheco, dice que puede dedicar 20 minutos a arreglar un solo logotipo de Alexander McQueen

Bloomberg

Un pequeño taller de reparación de calzado en el este de Inglaterra se ha convertido en uno de los favoritos entre las celebridades británicas y las estrellas del deporte que necesitan reparar sus elegantes zapatillas, tacones y zapatos bajos.

Shoe Lab, con sede en Boston, Lincolnshire, comenzó en enero de 2020 como un zapatero local que limpiaba Adidas Gazelles por £10 (US$12). Ahora es un servicio en todo el Reino Unido que repara cientos de pares de zapatos Gucci, Balenciaga y Louis Vuitton cada semana.

El éxito de Shoe Lab proviene de sus videos adictivamente satisfactorios que muestran el proceso de reparación de zapatillas Christian Dior SE de £5,000 (US$5.132) y tacones Christian Louboutin SAS de £900 (US$923) para sus 50,000 seguidores de Instagram. Casi todos los días, la tienda revive logotipos desgastados de Balenciaga y zapatillas de tenis Gucci andrajosas, y recibe elogios de celebridades como la cantante Kerry Katona, la estrella de Love Island Joe Garratt y el capitán de cricket de Inglaterra Ben Stokes, así como de personas influyentes en el estilo y el fitness con millones de seguidores.

El trabajo es altamente calificado y laborioso. La jefa de pintura Andreia Pacheco, quien también hace los videos de Instagram de Shoe Lab, dice que puede dedicar 20 minutos a arreglar un solo logotipo de Alexander McQueen.

Los fundadores de Shoe Lab operan con la creencia de que muchas de las principales marcas de calzado de lujo no están interesadas en hacer que sus zapatos duren, lo que ha creado una oportunidad para el taller de reparación. El cofundador Luke Goodyear, de 30 años, dice que nunca le comprará un par de zapatillas a Axel Arigato (dice que se desmoronan) ni a Burberry Group PLC, cuya tinta tiende a correrse.

“Los clavos de las zapatillas Louboutin se salen todo el tiempo”, dice el cofundador Kye Overton. “Alguien envió un mensaje la otra semana diciendo que se habían caído 25 puntas”, todas de un solo par. Eso es aproximadamente una cuarta parte de los 100 picos que vienen en los zapatos nuevos.

Aunque la gente paga 1000 libras esterlinas por zapatos, como estos Diors, el tinte puede correrse en ellos”, agrega Darren Overton, de 55 años, socio comercial y padre de Kye. “Uno pensaría que si ha pagado £1,000, la tinta no correría”. (Representantes de Burberry, Christian Dior, Christian Louboutin y Axel Arigato no respondieron solicitudes de comentarios).

Los propietarios de Shoe Lab han descubierto que el mejor negocio repetido proviene de los propietarios de Louboutin. Los clientes los usan en la ciudad "una vez, y el rojo desaparece", dice Kye. Otros “ahorrarán todo el año para conseguirlos, por lo que pedirán una película protectora roja en la parte inferior”, agrega. La suela distintiva es de suma importancia. “Nunca verás a una chica en las redes sociales usando Louboutins parada. Todos estarán haciendo esto”, dice, levantando la pierna para mostrar la parte trasera del zapato.

Algunos clientes envían docenas de pares de zapatos a la vez para su reparación. Gran parte del calzado es muy apreciado, usado y bien usado (se repararon un par de zapatillas Dior de £5,000 después de dañarse mientras andaba en patineta), pero gran parte del trabajo proviene de reparar trabajos de reparación deficientes de otras compañías o errores de los clientes.

Los dueños de zapatillas con clavos a menudo intentan volver a pegarlas con grandes gotas de superpegamento comprado en la tienda, lo que inevitablemente mancha y emborrona el acabado. “Eso sucede todo el tiempo”, observa Kye. Poner los zapatos en una lavadora es otra gran prohibición y una oportunidad para Shoe Lab. "Arruina totalmente la gamuza", dice Kye, observando la marca del material cuando está saludable: "Lo cepillaremos todo de nuevo para que puedas ver tus dedos cepillándolo de nuevo".

A Goodyear le emociona especialmente la perspectiva de que la gente use sus tenis en festivales de música fangosos y la consiguiente demanda de sus servicios. Pero él sabe que los clientes de Shoe Lab se desplazan principalmente por King's Road, no cargando a través de un Tough Mudder.

El equipo está desconcertado por lo rápido que ha crecido la empresa y la cantidad total de zapatos que reparan todos los días, unos 50 pares o más. Kye, que se describe a sí mismo como un "adicto a los zapatos", dice que posee zapatos por un valor de £35,000 (US$35.925) y estantes construidos alrededor de su cama que están diseñados para mostrarlos. “El mundo se ha vuelto loco. Los niños hoy en día quieren Alexander McQueens para Navidad”, dice. Y cuando se dañen, Shoe Lab estará allí para repararlos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE OCIO

Comercio 23/09/2022 La Fundación Juan Pablo Gutiérrez Cáceres tuvo su cena anual de recolecta de fondos

Entre los asistentes estuvieron Miguel Gutiérrez, VP de la Organización Ardila Lülle; y Ángela M. Cáceres, directora de la Fundación.

Entretenimiento 25/09/2022 Conozca las series más costosas de las plataformas digitales en 2022

En lo que va de 2022, algunas series han registrado costos por capítulo que van desde US$12 millones hasta más de US$58 millones

Cultura 24/09/2022 Totó La Momposina se despidió de los escenarios tras seis décadas de vida artística

Varios fueron los artistas que se hicieron presentes e interpretaron, junto a Totó, algunas de sus canciones del folclor colombiano

MÁS OCIO