Facebook generalmente trabaja con las fuerzas de orden público para cumplir con las leyes locales donde opera la compañía

Bloomberg

Facebook Inc. y Twitter Inc. no procesarán las solicitudes del Gobierno de Hong Kong de datos de los usuarios por preocupaciones de que una nueva ley de seguridad pueda criminalizar las protestas contra el Gobierno.

Facebook generalmente trabaja con las fuerzas de orden público para cumplir con las leyes locales donde opera la compañía, pero dice que detuvo la entrega de datos de usuarios a las autoridades de Hong Kong mientras realiza una evaluación de “derechos humanos”. La pausa se aplica a todas las propiedades de Facebook, incluidas su red social principal, Instagram y WhatsApp.

“Creemos que la libertad de expresión es un derecho humano fundamental y apoyamos el derecho de las personas a expresarse sin temor a su seguridad u otras repercusiones”, dijo un portavoz de la compañía en un comunicado. “Tenemos un proceso global para las solicitudes de los Gobiernos y, al revisar cada solicitud individual, consideramos las políticas de Facebook, las leyes locales y los estándares internacionales de derechos humanos”.

Twitter opera de la misma manera y pausó las solicitudes de datos inmediatamente después de la implementación de la ley la semana pasada, dijo un portavoz de Twitter, y agregó que la compañía tiene “serias preocupaciones al respecto, tanto al proceso de desarrollo como a la plena intención de esta ley”.

Todavía no está claro qué tipos de acciones violarán la nueva ley, pero la policía arrestó a un hombre la semana pasada por agitar una bandera de independencia de Hong Kong. Los manifestantes han llenado las calles de la ciudad para manifestarse contra la ley y el Gobierno ha amenazado con multas y encarcelamiento a proveedores de servicios que no eliminen los mensajes.

Estados Unidos también revocó algunos beneficios comerciales a Hong Kong relacionados con tecnología sensible. Funcionarios estadounidenses han expresado su temor de que la nueva ley sea una señal de la intención de Pekín de tomar el control total de Hong Kong, que ha operado con más autonomía y libertad que las ciudades del continente.

Facebook y Twitter no operan en China, pero sí en Hong Kong, donde ambos tienen oficinas