Firma aterrizó en el país y hará una propuesta al gobierno para app

Lina María Guevara Benavides

La Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud estima que en el país al menos 20% de los niños sufre algún tipo de acoso y un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) reveló que 7,6% de los estudiantes considera que está expuesto a diario a algún tipo de maltrato físico en su colegio.
Es por eso, que la compañía española B-Resol puso sus ojos en Colombia para ofrecer una solución innovadora al problema. Josep Figols, socio y consejero delegado de B-Resol, explicó cómo funciona la app.

¿Cómo surgió B-Resol y quiénes gestaron la idea?
B-Resol surgió porque una madre, que ahora es una de las socias, ejercía como abogada y en algún momento llegaron los padres de un niño que se había suicidado para que les ayudaran a encontrar las razones. Mi socia, que ya tenía dos hijas, quedó muy afectada con el caso, pero en lugar de quedarse de brazos cruzados, contactó a una amiga y terminaron configurando un grupo de cuatro mujeres abogadas, mediadoras, que se encargaron de luchar contra el acoso. En ese punto, tomaron la decisión de hacerlo utilizando tecnología y como yo había trabajado en eso toda mi vida, me involucré como quinto socio. En enero de 2016 nacimos como empresa y salimos con la primera solución: una app, que luego se convirtió en una solución integral.

¿En qué consiste?
Después de tres años, B-Resol es un canal de comunicación que crea un enlace entre el alumno que tiene el conflicto y los centros educativos, de tal forma que los docentes y psicopedagogos reciben la información y pueden gestionarla y documentarla de acuerdo con sus protocolos. Inicialmente hablábamos solo de acoso, pero luego de estar en 50 instituciones en España, también detectamos ciberacoso, transtornos alimenticios y drogodependencias.

¿Por qué entrar a Colombia?
Esta es una gran oportunidad para consolidar nuestra misión en Latinoamérica. Queremos trascender los contextos, aunque nuestra verdadera meta es que algún día nadie necesite usar B-Resol. Pese a que existe la Ley 1620 de 2013, aún hace falta innovación para que los jóvenes se sientan cómodos y sin miedo. Queremos que en Colombia se empiece a utilizar.

LOS CONTRASTES

  • andrea pinzónExecutive Business Partner b-resol para colombia

    “B-Resol aporta a los colegios porque les permite que los estudiantes se conviertan en piezas y ciudadanos activos, capaces de denunciar”.

¿Han trabajado con el Gobierno en España o quisieran hacerlo en Colombia?
En Andorra, por ejemplo, más de 50% de los centros educativos están usando nuestra solución porque ha sido una decisión del Ministerio de Educación, que cuenta con el patrocinio de AndorraTelecom. Este martes tenemos una reunión en Madrid, pero de momento, solo tenemos dos acuerdos con gobiernos regionales. En Colombia, es una meta que tenemos propuesta y que nos encantaría conseguir. El 18 y 19 de marzo estaré en Bogotá y seguro trabajaremos ese tema.

¿Cuánto cuesta B-Resol?
Para los adolescentes es gratuita. Lo que ocurre, es que del otro lado debe haber alguien que reciba los avisos, es decir, los centros educativos. Para esto, ellos adquieren una licencia anual y su precio depende del número de alumnos.

¿Llegarán a otros países?
Por ahora estamos trabajando en Colombia. Sin embargo, tenemos un sexto socio que es la Universidad e de Catalunya, con la cual no solo vamos a trabajar en estudios y expansión.

Co-Resol es una solución pensada en las empresas

Aunque según Figols, para los adultos es más fácil comunicarse, los ámbitos laborales de hoy pueden generar problemáticas muy similares a las de los colegios. Por eso, B-Resol lanzó en enero Co-Resol, una app adaptada al mercado corporativo, que hará parte de las conversaciones que tendrá la compañía en Bogotá para evaluar su posible incursión.