.
INFRAESTRUCTURA Proyecto de renovación urbana del centro de Bogotá, a la espera del Alcalde
jueves, 20 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cinthya Ruiz Granados - cruiz@larepublica.com.co

La Universidad de Los Andes viene preparando un proyecto de renovación urbana para la zona centro de la capital del país en donde el establecimiento educativo tiene presencia.

Este trabajo estaba a la espera de la firma de un decreto emitido por el alcalde destituido Gustavo Petro para continuar con el proceso de construcción. Ahora, con la situación que vive la ciudad, el proyecto deberá esperar a que haya un nuevo alcalde o que Rafael Pardo, burgomaestre encargado, lo firme.

Claudia Velandia es la directora del proyecto Fenicia, que fue diseñado por profesores de la Universidad. Asegura que el plan continuará con sus cronogramas, solo que habrá que esperar a que llegue un nuevo Alcalde. “No hay riesgo de que el plan se caiga, la firma del decreto le da una garantía que permite empezar a agilizar la búsqueda de inversionistas y terceros”. Los tiempos iniciales eran que luego de firmarse el documento, que estaba previsto para finales de abril, poder iniciar la construcción en 2015 y así tener listo esta obra en su totalidad en 2022.

El valor del suelo del proyecto es de $135.500 millones. Los diseños y el modelo de cómo se llevaría a cabo comenzaron en 2010 por la Facultad de Arquitectura. El año pasado en octubre se le dio viabilidad por parte de la Secretaría de Movilidad, empresas de servicios públicos y del Ministerio de Cultura.

“El proyecto consiste en una propuesta de renovación urbana que sea incluyente, que logre que los propietarios de la zona participen y sean socios, que sea articulador entre intereses de las personas y los promotores inmobiliarios”, asegura Velandia.

Con esta obra se creará un parque lineal, concebido como un museo de ciencia y tecnología a cielo abierto, que conectará a Monserrate hasta el Parque de la Independencia.

Alrededor de la Universidad viven 490 familias que están siendo vinculadas a la toma de decisiones para encontrar los posibles inversionistas del proyecto, del que ya se sabe hay 10 empresas constructoras interesadas. Hasta la fecha se han viculado 110 grupos familiares.

Las familias, propietarias de los predios del sector, aportarán su terreno, apartamento o casa a una fiducia, que le devolverá la misma área de reemplazo en el nuevo proyecto, que podrá ser un espacio comercial o vivienda.

“Se busca acompañar e incentivar la transformación del centro de Bogotá como un referente en donde haya posibilidades de desarrollo de múltiples usos, económicos culturales y educativos”, señala Velandia.

Andrés Arango, presidente de Ospinas & Cía, explica que estos proyectos casi siempre terminan en dos caminos: el primero, el propietario del terreno que vende y se va a vivir a otro lugar; y el segundo, los habitantes del sector que se quedan y esperan un nuevo predio dentro del lugar. “Es importante que a los del segundo grupo se les garantice el mismo terreno, que haya claridad con la gente y que esté blindado con la fiducia, además de que haya trabajo social para que entiendan el cambio”.

Para 2022, la entidad educativa espera tener 40.000 metros cuadrados adicionales a los 165.000 que ya tiene el campus. Y solo construirán un edificio adicional que no ocupa más del 15% del total de la renovación. Ese edificio integrará el tema educativo con el empresarial, pues se espera que al sector lleguen más comerciantes. “El edificio se llamará Universidad, Sociedad y Empresa, prestará servicios para compañías y habrá laboratorios de experimentación”.

Alrededor de la Universidad, la zona ha tenido un deterioro mayor y se ha perdido su valor inmobiliario, por eso el interés de vincular a los vecinos del sector. Para Luis Aurelio Díaz, gerente del Grupo Oikos, estos proyectos han funcionado en países desarrollados porque los polos en donde se construyen comienzan a ser más autónomos. “En temas de impacto de movilidad, cuando las ciudades generan sus propios clúster, se evita que la gente tenga que moverse generando microeconomías que hacen que sea más eficiente la ciudad”.

No solo la Universidad de Los Andes será la gestora del plan de renovación, desde la dirección del proyecto hacen un llamado para que las demás entidades académicas del sector se vinculen al proyecto y aporten ideas.

Prioridad para predios de estratos bajos
Los gestores de Fenicia han solicitado a la administración distrital que se mantenga el estrato de las viviendas resultantes dada la dinámica que se propone. Esta iniciativa permitiría que las familias que habitan el sector universitario no se desplacen por el aumento de la valorización de su predio, además que va alineado a las propuestas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT). El plan de renovación incluye lo que está pensado en el nuevo decreto, una articulación de industria, vivienda y educación en un solo lugar.

Las opiniones

Luis Aurelio Díaz
Gerente de Grupo Oikos

“Este tipo de proyectos hacen que la ciudad sea más autónoma. En movilidad se evita que la gente tenga que moverse”.

Claudia Velandia
Directora proyecto fenicia U. de los Andes

“Hoy tenemos un área pública de 3,8 hectáreas y pasará a 6,2 hectáreas, cuando el proyecto esté terminado en unos ocho o nueve años”.