.
INFRAESTRUCTURA Los seis proyectos que mejorarán el ingreso hacia Bogotá
viernes, 17 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, aseguró que los proyectos en ejecución e incluso aquellos que continúan en fase de diseño “ayudarán a destrabar los graves problemas de movilidad que presenta la ciudad” y defendió que las propuestas merecen ser evaluadas para ser desarrolladas bajo el esquema de Alianzas Público Privadas (APP). 

Por su parte, José Stalin Rojas, director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio de la Universidad Nacional, aseguró que bajo este esquema se puede asegurar que las obras estén listas incluso antes de los próximos dos años. 

De hecho, según Vargas Lleras, antes de acabar el año las obras programadas para la vía Bogotá-Villeta habrían finalizado en su totalidad. En primer lugar porque se tiene proyectada la entrega de 17 kilómetros adicionales (de los 81 que componen el trayecto) dentro de dos meses, con lo que solo faltarían los siete kilómetros entre San Francisco y la Vega, prometidos también para este año. 

Pero además, la administración distrital le dio la autorización al Concesionario Sabana de Occidente para la construcción de un puente vehicular sobre el Río Bogotá a la altura de la Calle 80 que estará listo en mayo de 2016. 

“Estará ubicado por la calzada izquierda de la vía en sentido Bogotá - Villeta y recibirá una inversión de $8.800 millones; una obra de gran relevancia para mejorar el tráfico de la ciudad y descongestionar el tráfico por el occidental de la capital”, destacó el funcionario durante una rueda de prensa. 

También explicó que el puente tendrá tres carriles de salida desde la capital, por lo que una vez entre en funcionamiento, los cuatro carriles de la actual vía quedarán solo de entrada. 
Pero no es el único proyecto en la mira del Gobierno. La Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) es otra de las obras en la que se ha insistido. A pesar de que su construcción inició el 27 de mayo de 1999, de acuerdo con registros de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). 

La ALO se compone de cinco tramos, cada uno con espacio exclusivo para peatones y ciclistas además de áreas de equipamientos públicos. El primero, con una extensión de 4,4 kilómetros, va del límite del distrito a la Avenida Villavicencio; el segundo, con 5,1 kilómetros, se extiende hasta la Avenida Centenario y dará además espacio a una línea férrea; el tercero (2,8 kilómetros) va hasta la Avenida Salitre; el cuarto (5,9 kilómetros) termina en la Avenida Suba y el último (1,1 kilómetros) llega hasta el humedal de La Conejera. 

Un informe del Ministerio de Transporte revela que de los 14 kilómetros que son responsabilidad del Instituto Nacional de Vías (Invías), 4,5 están terminados y 9,5 están en ese proceso, lo que suma una inversión de $17.742 millones. La extensión restante está en poder del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU). 

El director de este organismo, William Triana, se comprometió analizar en un periodo de cuatro meses el resultado de la etapa de factibilidad que “el originador entregará el próximo 30 de abril”. Sin embargo, el vicepresidente anunció que esta autorización está programada para mayo, “vamos a cumplir con la entrega de diseños definitivos y esperamos que el Distrito nos permita y nos autorice avanzar este año en esa obra”, dijo. 

También avanza la consolidación del viaducto desde Soacha (propuesta desde hace tres años), cuyos diseños estarían listos en agosto. La iniciativa propuesta por la empresa mexicana de cementos Cemex, contempla que la obra elevada de 9,5 kilómetros vaya desde el sector de 3M hasta Venecia, con tres salidas: una para la Boyacá, otra en la 68 y el tramo final. 

La avenida por donde, según el Gobierno, transitan en promedio más de 2.500 vehículos por hora pasaría a manos de un privado por medio de una APP y sería opcional, “quienes quieran hacer uso del tramo pagarían un peaje y quienes no, ingresarían por la ruta tradicional”, manifestó Vargas Lleras. Dicha firma también propone la construcción de un tercer carril hacia Girardot. 

El vicepresidente argumentó la importancia de estas inversiones alegando que la vía Bogotá-Girardot tiene el peaje de mayor recaudo y la mayor transitabilidad de todas las carreteras de Colombia, “a través de ella se maneja un porcentaje muy significativo de la carga del país porque su destino final es Buenaventura”. 

Finalmente, la ampliación de la Autopista Norte a cinco carriles desde la calle 190 hasta Briceño y de la Carrera Séptima desde la calle 180 hasta La Caro, ambas de la Concesión Devinorte continúa en etapa de factibilidad mientras se analiza la propuesta por parte del IDU. 

Diferencias con el distrito
El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ha cuestionado las propuestas del Gobierno Nacional y las ha tildado de “inapropiadas”. El viaducto y la ampliación de las salidas hacia el norte, a su parecer, favorecen a quienes viajan a sus fincas los fines de semana. El experto en movilidad José Stalin Rojas apoyó su posición argumentando que aunque hay viabilidad técnica y financiera, no hay un acuerdo político porque la Vicepresidencia quiere privilegiar a los privados dando más espacio a particulares y aumentando los costos del transporte de carga por medio de peajes, lo que tiene un impacto logístico.

Las opiniones

Germán Vargas Lleras
Vicepresidente de la REpública
“Celebramos poder iniciar la construcción del puente en la Calle 80 ahora que nos la licenciaron, eso va a permitir que el corredor Bogotá-Villeta goce de ser una salida expedita”.

Luis Fernando Andrade
Presidente de la ANI
“En la salida hacia el norte por la Carrera Séptima se planteó mantener el ancho de la vía en tres carriles cada sentido hasta el área de la Calle 200 y de ahí en adelante dos carriles”.