.
INFRAESTRUCTURA Los constructores piden estabilidad jurídica en Bogotá
jueves, 6 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Un nuevo capítulo se abre para las constructoras en la capital del país. Las firmas le piden a las autoridades del sector estabilidad jurídica para desarrollar la actividad en una ciudad cuya administración local les ha puesto más de una traba.

“Sí hay preocupación por la inestabilidad. Y el llamado es a tener cuidado, porque uno entiende que la norma se debe reformar, pero que se haga con prudencia, para que no se detengan los proyectos que ya están en ejecución”, señaló Gabriel Díaz, presidente del Grupo Oikos.

Este nuevo malestar se da luego de un pleito jurídico entre la firma Pedro Gómez y la comunidad del barrio Los Rosales, que llevó a que la constructora detuviera el proyecto Serranía de los Nogales (Calle 79B con carrera 4-26). Colsubsidios también participaba en el desarrollo de la edificación.

La orden fue dictada por la Corte Constitucional que falló en contra de la empresa una tutela interpuesta por Leonardo Bernal Morales, uno de los vecinos.

LR conoció que Pedro Gómez presentó ayer un recurso de nulidad, aludiendo a la falta de garantías para un proyecto que ya tenía licencia de construcción. El Ministerio de Vivienda y la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) se unieron a esta decisión, para coayudar a la firma.

Esta acción se suma a una carta que Pedro Gómez, presidente de la empresa, envió el 14 de febrero al presidente Juan Manuel Santos. “Con esta decisión (la suspensión) se deja sin efectos una licencia de construcción en firme (...) A pesar de que se había cumplido con estricto rigor todos los requerimientos legales. Frente a la gravedad que este fallo se torne en un precedente le sugerimos intervenir en la forma que el Gobierno considere más apropiada”, dice el empresario en el documento.

Este llamado al Mandatario lo reiteró Alejandro Castañeda, presidente de la Inmobiliaria Cobrac’s: “yo pienso que aquí no hay gobierno local, porque hay incertidumbre sobre lo que va a pasar con el Alcalde, así que se necesita un Gobierno Nacional fuerte que le ponga orden a la ciudad”.

Un pleito de 2012
El enfrentamiento entre la empresa y la población de Los Rosales comenzó en 2012, cuando la firma adquirió un terreno en el que solía estar el Colegio Gimnasio Femenino.

Sin embargo, el pleito por el lote data de mucho antes, cuando la institución educativa aún operaba. La comunidad señalaba en ese entonces que la actividad de las estudiantes incomodaba en el barrio, así que el colegio cerró.

Cuando la firma comenzó el proyecto hace más de tres años, las quejas fueron por el uso del suelo, que debía ser para instituciones educativas, recreativas o culturales, por lo que la constructora no podría desarrollar la obra.

En la acción de tutela también se planteó que la edificación afectaría una casa de los años 1950, que es considerada un patrimonio distrital.

Pero Pedro Gómez ofreció el proyecto, que se vendió como ‘pan caliente’, y puso piedra sobre piedra, pese a la disputa.

Luego de tres años de debate, la Corte Constitucional notificó el pasado 31 de enero que en segunda instancia se decidió que la empresa debía detener la ejecución.

La compañía emprendió acciones, pues notificó que tanto la Curaduría Urbana N°4 de Bogotá y la Secretaría Distrital de Planeación le habían dado las autorizaciones.

Para Castañeda, a las constructoras les genera más desconfianza que se detenga una obra que ya tenía los permisos y cumplía con la ley. “Ya no tenemos seguridad en la licencia de construcción que entrega una curaduría. Los proyectos corren riesgo y es posible que una constructora no se arriesgue”, agregó.

Más problemas para el sector
La situación que enfrenta Pedro Gómez en Bogotá solo es otro dolor de cabeza. Temas como el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que fue reglamentado por decreto y está demandado; la venta de agua por bloques que el alcalde Gustavo Petro prohibió, y el déficit de suelo, son otros de los problemas que han enfrentado las firmas.

“La escasez de suelos y la creciente demanda en los terrenos que quedan están encareciendo el suelo en Bogotá”, señaló Jorge Enrique Gómez, presidente de La Lonja de Bogotá.

Esta situación llevó a que la ciudad no pudiera participar en el programa de las 100.000 casas gratis del Gobierno. Pero el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, le hizo un llamado al Distrito, para que no se quedara por fuera de las nuevas 86.000 unidades. La ciudad ya tiene cupos.

Pero Bogotá no pierde atractivo, pese a este panorama. De acuerdo con las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), el área licenciada ha venido creciendo.

De 4,8 millones de metros cuadrados que se licenciaron en la capital en 2012, a noviembre de 2013 se habían autorizado 5,92 millones. Pero el ritmo podría ser mucho más rápido y volver a cifras de 2011, cuando se licenciaron 6,39 millones de metros cuadrados.

“Aún hay demanda, las empresas quieren construir aquí, pero hay que aclarar y dar seguridad jurídica a la actividad”, agregó Gómez.

Esa estabilidad se dará cuando esté claro el rumbo de la Alcaldía Distrital, el nuevo POT y la estructuración de la ciudad para que haya nuevas construcciones. Si la administración local no define estos temas, la ciudad podría perder el atractivo que aún tiene, pese a la inestabilidad jurídica.

Salida de Petro podría beneficiar a la construcción
Algunas de las decisiones del alcalde Gustavo Petro han sido los principales problemas que han enfrentado las constructoras. Entre otros temas, el mandatario vetó en 2012 la venta de agua en bloque que afectó a proyectos en Soacha, Mosquera, Funza, Madrid, Tenjo, Zipaquirá y Facatativá. A esto se suma que el año pasado expidió el Decreto 364 para modificar el POT. Por considerarlo ilegal, Camacol, la Cámara de Comercio de Bogotá, la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Fenalco y la Lonja de Propiedad Raíz demandaron la decisión. Es por esto que la salida de Petro le caería bien a más de uno en este sector.

Las opiniones

Alejandro Castañeda
Presidente de la Constructora Cobrac’s

“Ya no hay garantías en que una curaduría te entregue una licencia. No hay administración local, así que se necesita un gobierno nacional fuerte”.

Gabriel Díaz
Presidente de Grupo Oikos

“Sí hay preocupación por la inestabilidad jurídica. Uno entiende que hay reformas a la norma, pero que se hagan con prudencia para que no se detengan los proyectos”.

Jorge Enrique Gómez
Presidente de la lonja de Bogotá

“La escasez del suelo ha causado que en Bogotá el metro cuadrado se encarezca hasta en 45% en algunos estratos”.