.
CONSTRUCCIÓN Las condiciones para que un edificio sea considerado como sismorresistente
viernes, 15 de septiembre de 2017

Ser simétricos y rígidos son algunas de las características que se deben cumplir

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co

Debido a los recientes movimientos telúricos que han ocurrido en diferentes ciudades del mundo, LR investigó cuáles son las normas técnicas que deben tener las edificaciones para ser consideradas antisísmicas.

De acuerdo con los detalles de diferentes firmas constructoras, como Oikos, para construir un edificio de este tipo es necesario considerar diferentes cuestiones, como por ejemplo, que el edificio y su estructura deben ser livianos, además, la construcción, necesariamente, debe ser simple, simétrica y regular, tanto en planta como en altura, sin olvidar que la estructura debe ser rígida teniendo tenacidad, es decir, que es altamente recomendable el uso de acero en proyectos de vivienda.

Por otra parte, se ha establecido que toda la estructura debe tener la mayor cantidad de líneas de defensa; así mismo, todos sus sistemas deben estar interconectados entre sí, con el único fin de evitar deformaciones en la estructura.

Aunque, vale la pena mencionar que, antes de hacer la estructura, es necesario hacer un estudio de suelos para conocer qué tipo de materiales y diseño se tiene que manejar, indicaron los expertos. En el mismo sentido, se deben incluir estudios geotécnicos, diseños arquitectónicos, movimientos sísmicos de diseño, desplazamientos horizontales, características de la estructuración, obtención del nivel de amenazas sísmica, entre otros.

Juan Esteban Zabala, experto en temas inmobiliarios, manifestó que, en este momento, no es una opción construir edificaciones sismorresistentes, sino que es un tema que exige la normatividad. De acuerdo con el experto, todo está consignado en el Reglamento Colombiano de Construcción Sismorresistente (NSR-10).

Una de las especificaciones más importantes, que incluye el texto, es un mapa de sismicidad diseñado por la Red Sismológica Nacional, la cual está adscrita a Ingeominas, el cual permite identificar de manera más exacta cuáles son las zonas del país con más actividades, riesgos y amenazas sísmicas.

Según la Ley 400 de 1997, “la construcción de estructuras de edificaciones que tengan más de 3.000 metros cuadrados de área construida, independientemente de su uso, deberá someterse a una supervisión técnica”.

La calidad de los materiales también juega un papel fundamental para evitar posibles desastres. Sin embargo, además de los materiales convencionales, la norma permite el uso de materiales estructurales, métodos de diseño y construcción diferentes a los utilizados normalmente.

“Se permite el uso de métodos de análisis y diseño estructural diferentes a los prescritos por la Ley y sus reglamentos, siempre que el diseñador estructural presente evidencia que demuestre que la alternativa propuesta cumple con sus propósitos en cuanto a seguridad, durabilidad y resistencia, en especial sísmica”, dice la Ley.

Aunque hoy en día el tema ha tomado bastante relevancia, Zabala manifestó que al momento de vender o arrendar un inmueble, en muchos casos, las personas no se fijan de ese tipo de normas técnicas, por lo cual, el precio de los bienes no se ve influenciado por este tipo de especificaciones.

Los seguros contra siniestros
Según reportes de Fasecolda, durante los últimos periodos, el año de mayor pago por concepto de siniestros el monto no excedió el umbral de $60.000 millones. Según reseñó el gremio de las aseguradoras , “la dinámica del indicador de siniestralidad consiste en grandes picos en eventos de terremotos de gran magnitud”.

A cierre de 2016, 1,3 millones de viviendas en todo el país contaban con un seguro hipotecario, mientras que entre 7% y 10% de edificaciones cuentan con un seguro obligatorio para el hogar.

En cuanto al monto pagado por los seguros, para responder por este tipo de eventualidades, la cifra alcanzó $880.000 millones, aunque, de ese valor, $4.737 millones fue el monto destinado al pago de siniestros.

Desaceleración en el sector de la construcción
El presidente de Asobancaria, Santiago Castro, hizo mención, durante la Conferencia Interamericana para la vivienda, a la difícil situación por la que pasa el sector de la construcción, pues dijo que hace algunos años, el sector crecía a un ritmo de 7,3%, mientras que, en el primer semestre de este año, decreció 0,6%, debido a la reducción en el impulso de la construcción de edificaciones. “Seguimos convencidos de que no hay que bajar la guardia y del factor dinamizador que tiene la construcción de viviendas para la economía”, aseguró el dirigente gremial.