Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi insistió en que las obras de infraestructura se hagan con insumos locales

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co

El Comité de Acero de la Andi advirtió que la caída en la demanda mundial del metal, que según estimaciones de Worldsteel puede ser de 14,2% este año, junto con los excesos de inventarios de algunos países, como Turquía y China, pueden tener un impacto negativo en la industria siderúrgica colombiana.

El exceso de capacidad del acero está calculado en 600 millones de toneladas, de las cuales China representa aproximadamente la mitad, lo que a su vez corresponde a 369 la producción nacional de acero.

“Es un momento clave para defender la industria siderúrgica nacional, a través de la cual se generan más de 45.000 empleos directos e indirectos. Todo lo que hacemos y producimos en el país será el motor para recuperar la economía. Por tanto, también es importante la participación del Gobierno, por ejemplo, robusteciendo políticas de compras públicas priorizando la compra de productos nacionales”, explicó María Juliana Ospina, directora ejecutiva del Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi.

La industria nacional argumenta que uno de los mayores retos que enfrenta son las subvenciones estatales con las que cuentan los grandes productores de acero a nivel mundial, como la devolución del IVA, los subsidios al costo energético o el control de precios a los insumos. Esto, dicen, acentúa la competencia desigual.

Además, la industria siderúrgica nacional calcula que la producción de aceros largos ha caído 35% por cuenta la pandemia, y se estima que, para finales de este año, la demanda caiga 25%. Adicionalmente, el uso de capacidad instalada ronda 45%, por lo que, dicen, los movimientos comerciales a nivel global pueden generar un panorama negativo para el mercado local.

En ese sentido, el Comité de la Andi recordó que las inversiones del sector superan US$620 millones en los últimos cinco años, así como su contribución a la generación de empleo formal y el aporte de más de $2 billones en impuestos, por lo que insistió en la importancia de que las obras de infraestructura y vivienda, priorizadas por el Gobierno Nacional para la reactivación económica, se hagan con insumos locales.

“Herramientas anunciadas como los más de 200.000 subsidios a VIS y no VIS anunciadas por el Ministerio de Vivienda permiten fomentar el apoyo a la industria nacional del acero, lo cual repercute directamente en el empleo formal. Es vital seguir promoviendo este tipo de normas, políticas y programas para fortalecer el crecimiento de la industria colombiana en general”, agregó Ospina.