.
INFRAESTRUCTURA “En viviendas de interés social seguimos con ventas positivas”
viernes, 2 de junio de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Katherine Benítez Piñeros - abenitez@larepublica.com.co

¿Cómo califica los resultados del primer trimestre?
No somos un sector ajeno a la coyuntura económica, pero tenemos cifras que no han ayudado a soportar. Efectivamente, tuvimos un PIB de edificaciones de -7,1%, pero si uno tiene en cuenta que el año pasado cerramos con un crecimiento de 6%, consideramos que 2017 puede cerrar con un crecimiento positivo.

En vivienda de interés social (VIS) seguimos creciendo, hubo unas ventas positivas. En donde sí esperábamos un comportamiento mejor era en el segmento de clase media porque tiene un subsidio a la tasa, pero en una economía que se está ajustando, los segmentos por encima de $250 millones se ven seriamente afectados. 

¿Cómo está la venta de la Vivienda de Interés Social VIS?
Vendemos muy bien las VIS. En estos primeros cuatro meses, se comercializaron 58.000 unidades, aunque hubo un ajuste de 6%. Si uno lo desagrega, en ‘Mi casa ya’ hubo un crecimiento de 6%, es decir, cerca de 18.000 unidades. Entre tanto, en las viviendas entre $100 y $250 millones comercializamos casi 25.000 unidades y hubo una reducción de 6,3%. 

Sin embargo, esto no quiere decir que sea cuestión de precio, sino que, por un lado, las familias requieren un plazo mayor para pagar la cuota inicial. Los constructores están dando ese lapso de tiempo que está en un promedio de 29 meses.

Así mismo, la persona hace un negocio con un escenario de tasas distinto al que está ahorita. Eso ha dificultado la percepción de compra de vivienda para estos hogares, puesto que están esperando una reacción en las tasas. Ellos oyen que baja la tasa del Banco de la República, pero no la de su crédito. 

¿Cuál ha sido el impacto de variables como el IPC? ¿Han visto incrementos en algunos  materiales de construcción?
Todos los materiales han sufrido el impacto, pero esto se incorpora en la estructura de costos y los termina asumiendo el constructor. Con respecto al precio de la vivienda, no hemos visto que haya un gran impacto.

¿Cómo los ha beneficiado o perjudicado la tasa de cambio?
Teniendo en cuenta que más o menos 20% de nuestros insumos son importados, hubo un impacto importante sobre todo en 2015 y a inicios de 2016. No obstante, eso ya pasó porque también se incorporó a la estructura de costos de las edificaciones. 

¿Y en el caso de la Reforma Tributaria?
Desde el punto de vista del sector, celebramos que el Gobierno dejó quieta las VIS, las cuales nos están sosteniendo. Es decir, la Reforma Tributaria no eliminó los beneficios.  

En lo macro, el incremento del IVA de 16% a 19% afecta a todos los sectores y eso tiene un impacto en la vivienda no social, porque en el caso de las VIS, uno de los beneficios que se mantuvo fue el de la devolución del IVA. De igual manera, la Reforma también tiene un impacto sobre el consumo y la confianza, lo cual se traslada a todos los sectores. 

Por otra parte, quedó un IVA de 5% para las viviendas de $800 millones o más que está operando, pero hay que acabar de reglamentar. Aquí no se ha evidenciado el impacto al ser un mercado tan pequeño.

¿Qué proyectos está liderando actualmente el sector?
Hay más o menos 4.500 proyectos activos, la mitad ya arrancó construcción. De esos 4.500, algo más de 600 son de VIS y el resto se concentra en los segmentos entre $100 y 250 millones de pesos. En el tema de otros destinos, iniciamos la construcción en 2.000 frentes de trabajo. Hay más comercio y bodegas que oficinas, aunque es muy disperso. 

¿Cuáles son las principales dificultades para los constructores?
Desde el punto de vista de la oferta es todo el tema de los trámites que son un problema estructural en el país. Otro es el de inseguridad jurídica. 

¿Cuáles son las expectativas de crecimiento para el resto del año? 
Nosotros ajustamos nuestra proyección. Tendremos un crecimiento del PIB de edificaciones de 2,4% donde el gran componente va a ser vivienda con 6% y se va a mantener un ajuste en los otros destinos de -1%. Sin embargo, tenemos gran expectativa es en administración pública, hospitales y dotacionales incorporando lo que puedan ejecutar los municipios. 

¿Qué se puede hacer para mover el sector? 
Lo que hemos hablado con el Gobierno es, por ejemplo, que los subsidios cubran viviendas hasta $320 millones, teniendo en cuenta que el mercado donde hay más ajuste es en el que está por encima de $250 millones. También que se mantenga el programa ‘Mi casa ya’. Creemos que es el momento de trasladar las decisiones del Emisor a las tasas de crédito hipotecario. Lo que necesitamos es dejar los subsidios hasta que se acaben, no que se terminen en 2017 y no haya más subsidios, que se dejen nuevos cupos para 2018 y 2019 porque es clarísimo que esto mueve la economía. 

La opinión

Luis Aurelio Díaz
G
erente General del Grupo Oikos 
“En un sector que lleva 12 años con un crecimiento de 7% u 8% anual es necesario un espacio de corrección. Los ciclos evidencian un comportamiento normal”.