.
INFRAESTRUCTURA Con 500 kilómetros pavimentados se reduciría 5% la pobreza, dice Fedesarrollo
jueves, 10 de abril de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Solano Vargas - msolano@larepublica.com.co

“El verdadero contraste es entre estar cerca de las ciudades y estar lejos de ellas”. Esta es una de las conclusiones a la que llega el estudio “Infraestructura Regional y Pobreza Rural”, hecho por Fedesarrollo (Centro de Investigación Económica y Social), en el que se muestra cómo un aumento en la rehabilitación de 500 kilómetros (Km) rurales reduce la pobreza 5%.

Actualmente, unos 5.000 Km están a cargo del Instituto Nacional de Vías (Invías), de los cuales faltan por pavimentar 1.500 Km, por lo que esos 500 Km corresponderían solo a 10% de estos 1.500 Km.

Según el informe de 2014,“los municipios pequeños en 2005 tenían una tasa de pobreza del 73%, frente a 42,5% los municipios que hacen parte del sistema de ciudades”. Es así que los individuos que viven en áreas que tienen más población tienen mayores posibilidades, debido a que en estos lugares se agrupan las actividades económicas.

Para José Leonidas Narváez, director del Invías, el país puede crecer con dinamismo con lo que se haga en programas de la red secundaria y la red terciaria. “El Gobierno está haciendo los esfuerzos económicos más importantes en estas vías, con una inversión de $2,8 billones en el cuatrienio”.

Tal como los reporta el informe, los índices de pobreza se podrían reducir en tanto se acorten las distancias con una mejor infraestructura de transporte, además, se impulsarían sectores como el agrícola, el cual depende en gran medida de las vías.

En varias ocasiones la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ha advertido las limitaciones de los productos agropecuarios para circular en el mercado nacional.

“La realidad en el rezago de la infraestructura de transporte y el paquidérmico avance en la ejecución y puesta en marcha de las obras nos obliga a reiterar la necesidad de avanzar en el desarrollo de la infraestructura de transporte multimodal que requiere el país”, indicó Rafael Mejía, presidente del gremio.

La relación entre la infraestructura de transporte y la competitividad del agro colombiano se explica en distintos frentes, no es solo la comercialización de los productos sino la obtención misma de ellos, pues los agricultores requieren una serie de elementos a los que tampoco les resulta sencillo acceder.

Semillas, abonos, insecticidas, fungicidas, herbicidas y fertilizantes son algunos de los insumos que componen esta lista y aunque 90% de ellos se producen al interior del país, según cifras de la Cámara Procultivos de la Andi, en ocasiones son más costosos que las mismas importaciones debido a que para llegar a su destino final deben pasar por las manos de varios operadores.

“Si no se hiciera esta logística los agricultores no tendrían acceso a lo que necesitan, las dificultades en las vías y los fletes son problemas estructurales”, explicó María Helena Latorre, directora de Procultivos.

Algunos sectores productivos, por la misma distancia que existe entre los cultivos y los centros urbanos se ven obligados a encargarle a terceros el suministro de estos elementos. Los papicultores y floricultores, por ejemplo, tienen una distribución directa mientras que los arroceros adquieren 85% de los insumos por fuera de los canales de las compañías fabricantes.

El ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, indicó que en algunos casos se han contado hasta cinco intermediarios. “La tercerización se expresa en calidad, demoras y la imposibilidad de llegar a los mercados”.

Las grandes falencias en ese sentido serían la poca integración entre los diferentes sistemas (puertos, terminales, navegabilidad, vías férreas, carreteras), las limitaciones económicas de las entidades públicas responsables de la ejecución de estas políticas, las dificultades de gestión y la falta de coordinación. Además de las malas condiciones de la infraestructura vial rural.

Las tres propuestas de Fedesarrollo
A fin de superar las dificultades asociadas con el desarrollo de la infraestructura vial regional, Fedesarrollo (Centro de Investigación Económica y Social) propone tres medidas políticas que se centran en un ajuste a la institucionalidad a fin de que se aumenten sustancialmente los montos de inversión en obras de transporte rural al tiempo que se mejora la calidad de las mismas y se ejecutan con mayor eficiencia las obras.

Para contribuir a la reducción de la pobreza y la desigualdad regional se pone en consideración, en primer lugar, la descentralización del sector transporte que según la entidad ha dificultado la asignación de competencias en razón de la ambigüedad que existe sobre la definición de los tipos de vías (nacional, departamental, municipal) y la responsabilidad del mantenimiento de las carreteras.

En consecuencia, se propone esquematizar una agenda para el desarrollo de la infraestructura vial regional donde se clarifiquen las competencias y capacidades territoriales según su gestión, así como continuar con la transferencia de redes terciarias en cabeza del Instituto Nacional de Vías (Invías) para ponerlas bajo la responsabilidad de los entes territoriales.

Finalmente, se pide una reorientación del Invías para focalizarlo en el apoyo a la agenda de infraestructura de transporte regional.

Las opiniones

José Leonidas Narváez
Director del Instituto Nacional de Vías (Invías)

“Estamos ejecutando un promedio anual del orden de $700.000 millones, casi 3,5 veces más que en el Gobierno anterior”.

María Helena Latorre
Directora de la Cámara Procultivos de la Andi

“Si no se hiciera esta logística de intermediación los agricultores no tendrían acceso a lo que necesitan, debido a las dificultades en vías y fletes”.