.
GLOBOECONOMÍA ¿Y si el petróleo de hoy pone en peligro el petróleo del futuro?
viernes, 14 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Antes de la ralentización actual, en los últimos años se venía registrando un incremento sostenido de la demanda global de crudo (con Asia, singularmente China, como motor), pero los países de la OPEP no se han aprovechado del tirón e incluso han ido perdiendo cuota en el mercado global. En este contexto desfavorable (al que se suma ahora la tendencia actual de precios del crudo a la baja), los países integrados en el cártel de exportadores han retenido inversiones cruciales para garantizar su producción en el futuro.

Tanto el impulso que ha tomado EE.UU. en la industria petrolera como la persistente inestabilidad en Oriente Medio (ahora con el Estado Islámico como nuevo actor desestabilizador) han llevado a postergar inversiones necesarias para consolidar la producción de proyectos actuales y garantizar la eficiencia de otros nuevos. Y eso ha hecho saltar las alarmas en algunos organismos internacionales.

Inversiones para garantizar la producción

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), en la que se integran los países de la OCDE, lleva tiempo advirtiendo de que este parón de las inversiones en parte de los grandes productores de Oriente Medio puede representar un grave problema a largo plazo. La AIE, que ha presentado esta semana su nuevo informe anual sobre perspectivas para la energía mundial con proyecciones hasta 2040, alerta de que la falta de inversiones de hoy puede provocar una escasez de suministro dentro de dos décadas.

La previsión de la AIE es que el consumo mundial de petróleo alcance los 104 millones de barriles al día en 2040, frente a los 90 millones de barriles con que se cerró 2013. Una estimación que augura un crecimiento más que moderado de la demanda, gracias a las medidas de eficiencia y a la transición hacia sectores económicos menos intensivos en uso de energía. Y aun así, la propia agencia mantiene sus dudas sobre la capacidad de los países productores de seguir atendiendo la demanda con total solvencia.

"Son necesarias inversiones de cerca de US$900.000 millones cada año en el desarrollo de la exploración y producción de petróleo y gas para atender la demanda prevista, pero hay mucha incertidumbre en torno a si esta inversión llegará a tiempo (especialmente una vez que los niveles de producción de tigh oil de Estados Unidos se reduzcan a principios de la década de los 2020 y su producción total de crudo empiece a caer", alerta la AIE en su informe [ver aquí el resumen ejecutivo de World Energy Outlook 2014].

Un boom con fecha de caducidad

Estados Unidos (por los hidrocarburos no convencionales) y también Brasil (por las reservas en aguas ultraprofundas) harán sombra durante unos años a las potencias de la OPEP, dominadoras por méritos propios del comercio mundial de crudo durante las últimas décadas. Sin embargo, parece que se tratará de una revolución relativamente breve y que a medio plazo Oriente Medio volverá a ser la piedra angular del mercado petrolero global.

El boom en Estados Unidos tiene fecha de caducidad. Las previsiones de la AIE pasan por que a mediados de la próxima década la producción estadounidense empiece a declinar. Y en la década de los 2030 las potencias de Oriente Medio recuperarán su protagonismo. "La relativa importancia de los productores que no son de la OPEP aumentará esta década, pero sólo los grandes productores de la OPEP podrán atender la demanda a largo plazo. El incremento de la producción en las Américas, liderado por el tigh oil de Estados Unidos, las arenas bituminosas de Canadá y la producción de aguas profundas de Brasil, impulsará la producción ajena a la OPEP hasta mediados de la década de los 2020", explica la AIE en su último informe. Pero en dos décadas "la oferta de petróleo dependerá otra vez en buena medida de Oriente Medio". De ahí que el parón de inversiones en la región por las convulsiones políticas y por las sacudidas del mercado global ponga en riesgo el suministro futuro.

Los riesgos del petróleo barato

En paralelo, la actual caída del precio del petróleo hasta mínimos de los últimos cuatro años -el barril Brent ha llegado a bajar de los US$80 y el West Texas en el entorno de los US$76- también pone en jaque la financiación de algunos proyectos, singularmente nuevas iniciativas basadas en la utilización del fracking (fracturación hidráulica) en Estados Unidos y otras latitudes.

El futuro pasa otra vez por Oriente Medio

El crudo ha perdido una cuarta parte de su valor desde junio en un contexto de relajación del crecimiento de la demanda (por el enfriamiento de China y el temor a una tercera recesión en Europa) y de sobreoferta (por el aumento de producción en EE.UU.). Pero tras el desplome también se encuentra la mano de Arabia Saudí, que dice sentirse cómoda con un petróleo barato y no ve motivos para elevar su producción y la de la OPEP. Y con ello Riad castiga a sus rivales geopolíticos (Irán, Irak, Siria... y también Rusia, por su apoyo al régimen sirio) y también económicos (EE.UU. y su creciente protagonismo en el mercado petrolero).

Un posible escenario de precios moderados durante uno o dos años pone en serios aprietos la expansión de los hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos y fuera del país, así como la explotación de las aguas ultraprofundas de Brasil. El petróleo barato pone en duda la rentabilidad de parte de los proyectos de petróleo de esquisto en EE.UU. y de las explotaciones presal brasileñas. De hecho, la AIE auguró esta semana una caída de las inversiones en proyectos petroleros no convencionales en Estados Unidos en 2015 si los bajos precios persisten.

"Yo no me sorprendería de ver en las próximas semanas o meses comunicados de diferentes compañías informando de cambios en sus planes de inversión y de recortes de sus presupuestos de inversión en Norteamérica, especialmente en Estados Unidos", dijo Fatih Birol, economista jefe de la AIE, en la presentación del informe de perspectivas de la organización. "Puede haber una caída del 10% de las inversiones en tigh oil de Estados Unidos en 2015", apuntó.

Incertidumbre para financiar nuevos proyectos

El punto crítico en que los proyectos que utilizan el fracking (técnica consistente en inyectar agua y productos químicos a alta presión para fracturar la roca y así liberar el petróleo o el gas atrapado en ella) dejan de ser rentables es difícil de determinar. Según diferentes analistas, la inmensa mayoría de los campos de explotación de hidrocarburos no convencionales de EE.UU. es rentable con precios del barril de crudo que oscilan entre los US$50 y los US$80 (aunque algunos proyectos necesitan que se sitúe incluso por encima de los US$100 para no entrar en pérdidas).

En el actual contexto de caída de precios, parte de los proyectos de shale oil están en un serio riesgo y la posibilidad de captar inversiones para nuevos proyectos se reduce. La AIE insiste en que la casi la totalidad de los proyectos estadounidenses siguen siendo rentables actualmente, con el crudo en el entorno de los US$80. Los cálculos de la OPEP son otros: el cártel sostiene que con los precios actuales, el 50% del petróleo no convencional ya está fuera del mercado. Una estimación que guiaría a Arabia Saudí en su estrategia de mantener el crudo a precios moderados para contener la expansión de los productos no convencionales.

"Aunque muchos productores, de acuerdo con la AIE, mantienen la rentabilidad, incluso con los precios por debajo de US$60 por barril, la pregunta sigue siendo qué impacto tendrá la caída de los precios sobre la confianza de los inversores y los bancos que ofrecen préstamos para operar el negocio", apunta Ole Hansen, estratega de materias primas de Saxo Bank. Y es que las dudas sobre las garantías de viabilidad puede suponer que se cierre el grifo de la financiación para algunos proyectos pendientes y, sobre todo, para proyectos futuros. Demasiadas incertidumbres.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

China 16/09/2021 China presentó una solicitud para sumarse al Acuerdo de Asociación Transpacífico

China solicitó su adhesión al Cptpp, en momentos en que la segunda economía más grande del mundo busca reforzar su influencia

Bolsas 16/09/2021 Wall Street cerró a la baja, por aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro

Los tres índices pasaron gran parte del día en territorio negativo, también, por la subida del dólar, que pesó sobre los exportadores.

Tecnología 17/09/2021 HBO Max rebaja precios en oferta limitada mientras recrudece guerra del streaming

El precio es más bajo que la membresía de Prime Video de US$ 8.99. El servicio HBO Max tiene un precio de US$ 14.99 al mes

MÁS GLOBOECONOMÍA