RIPE:
EXPANSIÓN

Se espera que antes de finales de año alguna de las cuatro vacunas con las que está experimentando comiencen a dar resultados

Expansión - Madrid

Así lo ha señalado el director del área de Investigación y Desarrollo de Oncología de la empresa farmacéutica AstraZeneca, Josep Baselga, hoy en una entrevista. A principios de 2021 la compañía dispondrá de unos tres mil millones de dosis de vacunas ya efectivas.

"A finales del primer trimestre del año que viene, si todo va bien, las vacunas estarán en una fase avanzada de distribución", ha dicho hoy Baselga en una entrevista con Rac1. AstraZeneca calcula que a principios de 2021 tendrá unos tres mil millones de dosis de vacunas que confía que se verifiquen efectivas.

Lo "complicado" será diseñar cómo repartirlas dada la demanda que existirá, por lo que ha dicho estimar que hasta "finales del primer trimestre" del año próximo las vacunas -en caso de funcionar- no estarían en "fase avanzada de distribución".

AstraZeneca espera que antes de finales de año una, dos o tres de las cuatro vacunas con las que está experimentando comiencen a dar resultados.

En el caso de las vacunas de esta empresa la previsión es que se apliquen dos dosis: la segunda 28 días después de la primera.

Según ha relatado Baselga, ahora mismo en todo el mundo hay 175 vacunas distintas sobre las que se está trabajando, 35 de ellas en ensayos clínicos con enfermos y 10 en su fase final de verificación.

"La vacuna ayudará, pero no es la única solución"
Sin embargo, ha subrayado que "la vacuna ayudará, pero no es la única solución", y ha apuntado que AstraZeneca está desarrollando también un tratamiento por "anticuerpos monoclonales", con el que se aplicarían anticuerpos de personas que han pasado el virus a potenciales enfermos.

Hay 16 de estos tratamientos en desarrollo y uno en especial que "es buenísimo".

Con todo, se ha mostrado confiado en que tras un invierno que será "horroroso" el próximo verano sea "relativamente normal", al tiempo que ha sostenido que no se debe obligar a vacunarse a quien no lo quiera, porque debe prevalecer "un principio de libertad individual que es innegable".