RIPE:
EXPANSIÓN

Traducido en el impacto sobre el PIB, Iata habla de US$69.100 millones, una cifra que supera en 7% la prevista solo dos meses atrás

Expansión - Madrid

La descoordinación sanitaria entre los países para salir de la crisis dispara hasta 58.500 millones las pérdidas de los dos sectores, según Iata.

El impacto del coronavirus sobre el sector del turismo y las aerolíneas crece a medida que la salida de la crisis no es coordinada y cada país aplica políticas diferentes en la reapertura de sus fronteras. Así, mientras que en junio los empleos en la cuerda floja en ambos segmentos económicos se calculaban en 983.100 personas, la cifra ya alcanza los 1,05 millones, el mayor impacto de Europa, que tiene siete millones de puestos de trabajo en peligro. En España, el mecanismo de los Erte ha permitido aplazar unos ajustes laborales que ahora parecen inevitables.

Estos datos corresponden a las estimaciones que hizo públicas ayer Iata, la patronal del sector de las aerolíneas. Aunque la organización está centrada en las compañías aéreas, a la hora de calcular el impacto sobre su propio sector también incluye otro con el que están íntimamente ligadas: el del turismo. En el caso de España, el 80% de los visitantes internacionales llegan en avión. El ejemplo paradigmático de esta descoordinación es la cuarentena impuesta por Reino Unido a los viajeros procedentes de España. Otros países están siguiendo el ejemplo de forma unilateral.

Traducido en el impacto sobre el PIB para este ejercicio, la patronal de las aerolíneas habla de US$69.100 millones (58.500 millones de euros), una cifra que supera en 7% la prevista solo dos meses atrás. España sufriría el golpe más importante, 20% y 80% superior a los de Reino Unido y Alemania, respectivamente.

Y si se analizan cuántos pasajeros de menos tendrán los aeropuertos españoles, Iata sitúa la merma en 132,7 millones de personas, lo que supone un 63% menos de los usuarios registrados en las infraestructuras controladas por Aena en 2019, el mejor año hasta el momento. Reino Unido es el único país que superaría a España, con 165 millones de viajeros menos.

"Es desesperantemente preocupante ver un descenso todavía mayor en las previsiones para el sector de las aerolíneas este año y la reacción en cadena [que ello tiene] para el empleo y la riqueza", lamentó ayer Rafael Schvartzman, vicepresidente para Europa de Iata, quien pidió un plan armonizado para reabrir las fronteras en Europa y buscar alternativas a la cuarentena.

La patronal defiende que los protocolos aplicados en los aeropuertos y por las aerolíneas han sido efectivos, ya que hasta el momento solo se han documentado 50 transmisiones del virus a bordo.

Menos ingresos
La repercusión para los ingresos de las aerolíneas puede ser devastadora, con una pérdida calculada en 15.000 millones de euros durante este ejercicio.

El sector es cada vez más pesimista y ve más alejada que antes la recuperación: en concreto, en 2024. Este calendario va en línea con las previsiones expresadas en España por IAG y Aena. En 2020, la caída estimada se situará en 60%, lo que representará 705 millones menos de viajes en todo el continente.