Desde enero de 2016 no se veían los niveles tan bajos en el crudo y esto se debe a la falta de acuerdo entre los países Opep y Rusia

Reuters

Los precios del petróleo extendieron su declive el martes para situarse en torno a los US$30 el barril, luego de perder una décima parte de su valor el día anterior por la pandemia de coronavirus y la decisión de Arabia Saudita de elevar su producción.

El crudo Brent cerró con una baja de 4,39% a US$28,73 por barril, terminando la sesión por debajo de los US$30 por primera vez desde enero de 2016.

En tanto, el crudo estadounidense WTI profundizó el desplome del día anterior al caer un 6,1% a US$26,95 el barril.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que su país podría estar en camino de una recesión debido al estancamiento de la actividad productiva en el mundo y a la crisis de los mercados financieros.

Estados Unidos anunció que aprovechará los precios bajos del petróleo para elevar sus reservas estratégicas, mientras otras naciones y compañías toman medidas similares para mantener bien abastecidos sus tanques de almacenamiento.

En medio de las fuertes pérdidas del crudo provocadas por la epidemia de coronavirus, Arabia Saudita y Rusia iniciaron una guerra de precios tras no llegar a un acuerdo para prolongar un pacto sobre recortes de suministros destinado a apoyar al mercado.

La gigante Saudi Aramco dijo que probablemente concretará sus planes para elevar la producción de crudo en abril y mayo, y que está “muy cómoda” con un precio del barril en torno a los US$30.

Naciones en Norteamérica, Europa y Asia están tomando medidas sin precedentes para contener el virus, lo que ha reducido fuertemente la demanda de crudo y de productos refinados, como gasolina y combustible, para el transporte aéreo. Se espera una nueva semana de volatilidad en los mercados.